Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz apuesta por una recuperación "sólida y duradera" cuyos beneficios lleguen cuanto antes a los ciudadanos

La presidenta de la Junta cree que la economía andaluza debe afrontar los cambios necesarios para ser competitiva en un entorno global
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha afirmado este lunes desde Córdoba que el "gran desafío" que tiene por delante el Gobierno andaluz es "conseguir una recuperación sólida y duradera y que los beneficios de ésta lleguen lo antes posible a la gran mayoría de ciudadanía".
Díaz, que ha pronunciado la conferencia 'Córdoba y Andalucía ante los retos del futuro' en un foro organizado por el Diario Córdoba, ha confiado en el "diálogo y la colaboración", en "sumar fuerzas" para lograr este objetivo como "mejor aportación que podemos hacer de cara al futuro".
Para Susana Díaz, a pesar de que existen señales macroeconómicas de la recuperación, no se podrá entender que la recuperación es real hasta que "la sientan los ciudadanos, que llevan demasiados sacrificios sobre sus hombros".
En este sentido, ha señalado que el "principal problema" es el desempleo, que arroja cifras "inasumibles e inaceptables", a pesar de que Andalucía ha sido uno de los territorios donde está creciendo la afiliación a la Seguridad Social en los últimos 12 meses.
Para luchar contra el paro, el Gobierno andaluz está poniendo, según ha indicado la presidenta, todos los activos económicos al servicio de la creación de empleo en tres direcciones: el cambio en el modelo productivo; la necesidad de financiación de empresas, autónomos y emprendedores y la supresión de trabas burocráticas innecesarias que puedan dificultar la actividad económica.
Según ha explicado Díaz, "no podremos llegar a un futuro mejor si no hacemos los cambios necesarios para que la economía andaluza pueda ocupar un espacio propio en el escenario de una globalización tan exigente y que obliga a que seamos más competitivos".
Un tejido productivo más fuerte, la apuesta por la innovación, el emprendimiento y la apertura al exterior o el esfuerzo en I+D son, según ha precisado la presidenta, algunos de los ingredientes del cambio de modelo productivo que está llevando a cabo Andalucía.
Este cambio, según ha indicado Susana Díaz, "no puede significar, de ninguna manera, abandonar sectores clave para nuestra economía", como la minería o la construcción, desterrando la especulación y consiguiendo movilizar sectores clave para la creación de empleo a la velocidad que necesita Andalucía.
De hecho, dos de las medidas que va a aprobar el Gobierno andaluz en los próximos días para redundar en la recuperación económica serán el anteproyecto de Ley de mejora de la regulación económica, que verá la luz este martes, para "reducir las trabas administrativas innecesarias", y el plan extraordinario de medidas urgentes de empleo juvenil, que se aprobará el día 29 de abril con una dotación de 200 millones de euros.
En esta línea, la presidenta de la Junta ha valorado además el dato de que hayan sido más de 3.000 las empresas interesadas por el decreto Ley para apoyar la eficiencia energética en los edificios, aprobado el pasado 18 de marzo.
En lo que respecta al turismo, Díaz ha señalado que esta Semana Santa ha sido "muy buena" en términos de actividad económica y de empleo y, en cuanto al secgtor agroalimentario, ha recordado que continúa siendo "un sector de arrastre, dinámico y estratégico" y "capaz de generar riqueza y empleo".
DIÁLOGO SOCIAL Y LEALTAD INSTITUCIONAL
Por otro lado, la presidenta andaluza ha apostado también por el diálogo social, pero "sobre nuevas bases", respondiendo a los cambios en el mercado laboral y en sus actores, de tal forma que "se adapte a las necesidades y retos que tiene en la actualidad Andalucía".
Susana Díaz ha insistido igualmente en su reclamación de "lealtad institucional" porque "no es lógico que se pongan tantos obstáculos permanentemente a la acción del Gobierno andaluz, como ha ocurrido con la aplicación del sistema de financiación, con el incumplimiento de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía para Andalucía, con la reapertura de la mina de Aznalcóllar o con la posibilidad de que el Gobierno central "recurra nuevamente la subasta de medicamentos de la Junta".
Las instituciones, según ha argumentado la presidenta, "no pueden estar movidas por intereses políticos de corto plazo y poner palos en las ruedas del progreso de Andalucía", por lo que ha pedido al Gobierno de la Nación que "cumpla" con la comunidad poniendo en marcha un plan de empleo extraordinario, como el que tienen otras regiones de España con una tasa de paro similar.
De hecho, según ha subrayado Susana Díaz, Andalucía ha sido cumplidora con España al ajustarse al objetivo de déficit, a pesar de considerar "injusto" el reparto del mismo y todo ello "manteniendo el Estado del bienestar", lo que convierte a la comunidad en un "espejo incómodo para aquellos que quieren usar la crisis para desmontar" la sanidad y educación públicas y los servicios sociales.