Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz insiste en que el PSOE no apoyará al PP y con Podemos, al margen de Cataluña, falla la aritmética

La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha insistido este lunes, respecto a posibles pactos de su partido con PP o Podemos para la formación de un nuevo gobierno en España, en que los socialistas no apoyarán al PP, "para que siga provocando sufrimiento en la gente", mientras que con Podemos, al margen de que cambie su postura sobre Cataluña, "aritméticamente hay también dificultades".
En este sentido y en declaraciones a los periodistas, Susana Díaz, quien ha visitado el Centro de Servicios Sociales Comunitarios Levante en la capital cordobesa, ha recordado que el Comité Federal del PSOE ya "marcó con claridad cuál es la política de pactos", mediante una resolución a la que se ha remitido, no queriendo opinar sobre el anuncio realizado este lunes por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de que pretende reunir al Comité Federal el 30 de enero para decidir la fecha del próximo congreso, que tendrá lugar, según ha dicho, "cuando se forme gobierno en España".
Precisamente, en cuanto a la formación de un nuevo gobierno en España, Susana Díaz ha señalado que "el PP y el presidente Rajoy han hecho muchísimo daño y la gente lo ha pasado muy mal", hasta el punto de que "estos cuatro años han sido años de sufrimiento", siendo ejemplo de ello la Reforma de la Administración Local, por cuya causa "muchos servicios sociales se han visto en riesgo en distintos puntos de España", lo cual, a su juicio, también se puede aplicar en el ámbito educativo por "la reforma Wert", o en la sanidad a causa de "los copagos que han puesto en marcha desde ese rodillo de la mayoría absoluta" que el PP "ha aplicado contra la gente".
En consecuencia, según ha resaltado, "la alternativa al PP es el PSOE" y, a este respecto, el Comité Federal de su partido, según ha insistido, ha marcado "una hoja de ruta clara, una política de pactos clara", la del "no al PP, por el daño que ha hecho a las familias, por el sufrimiento que ha provocado", de la misma forma que tampoco es posible un pacto del PSOE con quienes se sitúan "en la división de España, en la ruptura, en la autodeterminación", una postura ésta que deben "abandonar, para poder explorar una alternativa" de gobierno al PP junto al PSOE.
De esta forma se ha referido la líder del PSOE andaluz a un eventual acuerdo de su partido con Podemos, insistiendo en que los socialistas no serán los que apoyen, "ni por activa ni por pasiva, al PP para que siga provocando sufrimiento en la gente", siendo "legítimo" que, "si el PP no puede formar gobierno, pues se puedan explorar otras posibilidades, siempre y cuando esas fuerzas políticas abandonen la autodeterminación, la independencia y el querer romper el proyecto común de España", siendo igualmente "verdad que aritméticamente hay también dificultades" para que los socialistas logren los apoyos precisos para llegar al Gobierno.
ELECCIONES
Junto a ello, respecto a la posibilidad de que, al no lograr ningún partido apoyo suficiente para formar gobierno, se convoquen de nuevo elecciones generales, Susana Díaz ha reiterado que "sería un fracaso, como país" que se produjera esa situación, ya que "nunca es deseable que, una vez que han hablado los ciudadanos en las urnas, no seamos capaces de constituir gobierno", recordando que ella estuvo "80 días atrapada en los intereses partidistas y en el egoísmo de algunos partidos políticos", que buscaban "sacar algún concejal más en las elecciones municipales".
"Aquello --ha subrayado-- no fue bueno", lo de "tener a Andalucía 80 días sin gobierno, y los que hicieron aquello", en referencia al PP, "hoy claman por la estabilidad y por la responsabilidad", algo que "se lo podían haber aplicado antes", insistiendo Susana Díaz en que "sería un fracaso tener que volver a unas elecciones" generales, lo cual "no es deseable, pero es posible".