Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

C-LM aprueba impugnar al TS los planes de Júcar, Guadiana, Tajo y Segura por no ser "equitativos" entre CCAA

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado en su reunión de este martes autorizar al Gabinete Jurídico de la Administración regional a presentar ante el Tribunal Supremo la impugnación contra los planes hidrológicos de los ríos Júcar, Guadiana, Tajo y Segura, al considerar que "en absoluto garantizar agua para la Comunidad Autónoma" y no son planes que "garanticen el principio de equidad entre comunidades autónomas".
En rueda de prensa, la consejera de Fomento del Gobierno autonómico, Elena de la Cruz, ha recordado que Castilla-La Mancha "lleva 30 años siendo solidaria y esforzándose" en materia hídrica, y con estos planes hidrológicos "trasladan el déficit de agua a la Comunidad Autónoma".
De la Cruz, que ha detallado que el plazo para resolver esta impugnación puede tardar entre un año y medio y dos años, ha dicho que con estas acciones también se recurre de forma indirecta el Real Decreto que regula las normas de explotación del trasvase Tajo-Segura.
"Podemos recurrir este decreto porque quiebra el principio de prioridad en la cuenca cedente, impone un régimen no natural al río con desembalses estacionales y porque el umbral de sequía se impone a la cuenca cedente", ha subrayado.
Ha insistido en que estos planes "no garantizan caudales ecológicos que deberían cumplirse para cumplir con la Red Natura 2000".
En definitiva, "los planes perjudican a Castilla-La Mancha". "El agua es vital para el desarrollo económico, y la región tiene que tener derecho a su agua para garantizar su legítimo derecho a ese desarrollo".
CRÍTICAS A TODOS LOS PLANES
Sobre el Plan del Segura, ha lamentado que "no garantice estudios para saber si hay agua suficiente" en la región.
En cuanto al plan del Júcar, "tiene soluciones extravagantes que merman los derechos de la provincia de Albacete" y se "perpetúa el convenio de Alarcón que pone en riesgo el abastecimiento" en esa provincia.
Sobre el plan del Tajo, ha dicho que "nace como un plan intervenido y sujeto a los intereses particulares de otras regiones, y en ningún caso garantiza el agua en cantidad y calidad para el Tajo en su tramo medio".
ARROYO: "NO TIENEN EN CUENTA LOS INTERESES DE LOS CIUDADANOS"
De su lado, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha lamentado que estos planes "no tienen en cuenta los intereses de los ciudadanos" de Castilla-La Mancha.
Ha explicado que el 91% del agua que se consume en la Comunidad Autónoma es para el uso agrario, con lo cual la importancia del agua "es capital" y estos planes de cuenca "no recogen las necesidades de los agricultores" de la región.
También ha querido recordar que en los últimos años los agricultores castellano-manchegos han hecho "mucho esfuerzo" mejorando la eficiencia de los cultivos para ahorrar agua y "mejorar el medio".
"La asignación de las dotaciones es insuficiente para las demandas existentes en la región, y también para las demandas futuras", ha lamentado.
En su opinión, estos planes "impiden el desarrollo de los regadíos sociales", que tendrán "dificultades" para subsistir.
Con respecto a la cuenca del Guadiana, ha criticado que con el plan aprobado por el Gobierno y ahora impugnado por la Comunidad Autónoma se quedan sin regularizar 1.200 pozos, con lo que no se cumplirá un compromiso adquirido "en el año 2011".