Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

TS confirma la pena de 4 años de cárcel para el joven que provocó incendio en la Sierra de La Muela de Murcia

La Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo confirma cuatro años de cárcel para un hombre que provocó un incendio de 10 hectáreas en espacio natural protegido en Cartagena (Murcia) al tirar una bengala para señalar dónde se encontraba a unos amigos con los que había quedado para avistar ovnis. El suceso se produjo en la madrugada del 10 al 11 de junio de 2012.
El Supremo confirma la pena impuesta por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Murcia, con sede en Cartagena, que estableció también que el acusado debe pagar una indemnización de 51.658 euros a la Comunidad Autónoma de Murcia.
La resolución establece que, por imprudencia grave, cometió un delito de incendio forestal con peligro para la vida o integridad de las personas y afectación a espacio natural protegido (Sierra de La Muela-Cabo Tiñoso).
Los hechos tuvieron lugar cuando el joven, vecino de Cartagena, y con 29 años de edad por entonces, había quedado la noche de los hechos con varias personas más en este paraje forestal para intentar divisar objetos volantes no identificados.
Al llegar a las inmediaciones de la zona en el que habían fijado el punto de encuentro y no hallar al resto de personas citadas, el supuesto responsable del incendio intentó indicarles su posición lanzando un cohete de luz roja para embarcaciones, un hecho que acabó provocando el incendio forestal.
El fuego, que se desarrolló en el interior del lugar de importancia comunitaria (LIC) y de la zona especial de protección de las aves (ZEPA) conocidos como 'La Muela y Cabo Tiñoso', afectó alrededor de 11 hectáreas de arbolado, matorral y monte bajo y se tardó dos días en apagarlo.