Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS avala la prohibición del uso de la "estelada" en edificios públicos durante la campaña electoral

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso interpuesto en junio del pasado año por Convergencia y Unio (CiU) contra el acuerdo de la Junta Electoral Central de 20 de mayo de 2015, previo a las últimas elecciones municipales, que prohibió el uso de la "estelada" en espacios y edificios públicos de las cuatro provincias catalanas durante la campaña electoral por simbolizar las aspiraciones de una parte de la sociedad catalana, pero no de toda ella.
La sentencia del Tribunal Supremo dada a conocer este viernes, de la que ha sido ponente el magistrado José Díaz Delgado, indica que el uso y la exhibición de la bandera por un poder público -en este caso de nivel municipal- solo puede ser calificado de partidista en cuanto asociado a una parte de la ciudadanía identificada con una opción ideológica, pero no representativa del resto de los ciudadanos que no se alinean con esa opción ni con sus símbolos.
Por ello rechaza el recurso de CiU y coincide con el fiscal en señalar, por una parte, que CiU ni siquiera concurrió como tal a los comicios a cuya campaña se refería el escrito, por lo que su legitimación activa para este proceso es "más cuestionable" que otro procedimiento similar emprendido por Societat Civil Catalana.
En cuanto al fondo del asunto, el alto tribunal confirma en su totalidad el acuerdo de la Junta Electoral Central y afirma que el adjetivo "partidista" no debe interpretarse en este contexto como perteneciente a un partido político "sino simplemente como incompatible con el deber de objetividad y neutralidad de los poderes públicos y las administraciones".
SÍMBOLO DE LA REIVINDICACIÓN INDEPENDENTISTA
Recuerda en este punto que la 'estelada' constituye un "símbolo de la reivindicación independentista" de una parte de los partidos políticos que es, además, sistemáticamente empleado por aquellas fuerzas políticas que defienden esta opción independentista, pero carece de reconocimiento legal válido como símbolo oficial d ninguna Administración territorial.
La "neutralidad" en el uso de la 'estelada', por lo tanto, no depende de la voluntad o de las decisiones particulares de las Administraciones o Poderes Públicos, "sino precisamente de su deber genérico de sujeción a la legalidad vigente configurada por los cauces democráticos que específicamente habilitan la Constitución y las leyes que la desarrollan".
Comparte también el Supremo con la Fiscalía el criterio de que "no cabe confundir" el concepto de democracia como sistema de toma de decisión por mayoría "en cualquier ámbito posible cuyo universo puede ser delimitado con arreglo a cualesquiera criterios territoriales" con el concepto jurídico constitucional recogido en el artículo 1 de la Constitución cuando establece que España se constituye en un Estado social y democrático de derecho.
"En este sentido, no cabe aceptar de ningún modo que la colocación de las banderas partidistas en edificios y lugares públicos constituya un acto de obligado cumplimiento que se impone a los alcaldes por cuanto obedece a la decisión democrática de un pleno municipal adoptada con el voto de concejales democráticamente elegidos", concluye el alto tribunal