Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TS ordena repetir un juicio sobre la muerte de un hombre en un incendio por dudas en el veredicto del jurado popular

Habrían acordado suicidarse y ella se arrepintió justo en el momento en el que el fallecido nombró a otra mujer
La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha ordenado repetir un juicio contra una mujer acusada de asesinar a su marido en un incendio provocado en una vivienda al advertir sobre la falta de motivación de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid a partir del veredicto alcanzado por un jurado conformado por ciudadanos.
El Supremo se ha alineado con la posición de la Fiscalía, que recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid la sentencia exculpatoria de Francisca E. H., pareja sentimental de Humberto P. G., quien falleció en un incendio de grandes proporciones esparciendo gasolina por las estancias de la vivienda que ambos compartían.
El alto tribunal cuestiona la motivación del veredicto tras un juicio oral ante un jurado conformado por ciudadanos que cuestionaba si Francisca había participado en el incendio, dudando de si la muerte de Humberto, que padecía alcoholismo y era fumador de paquete y medio de tabaco al día, había sido intencionado o se debía a un impulso suicida.
La Sala de lo Penal condena a Francisca a pagar las costas ocasionadas por su recurso y ordena repetir un juicio oral al destacar que no se tuvieran en cuenta "determinadas pruebas" como que la acusada y Humberto estaban tumbados en la cama el día de los hechos y que, cuando éste último se estaba quedando dormido, "pronunció el nombre de otra mujer, lo que provocó que la acusada se levantara de la cama y se fuera de la casa". También alude a la declaración de un guardia civil que oyó decir a Francisca: "He matado a quien más quería".
DÉFICIT EN LA MOTIVACIÓN
"No se trata de que este Tribunal", alega el Supremo, "discrepe de las conclusiones a las que llegó por mayoría el jurado, sino de constatar un déficit en la motivación que era exigible por la posible relevancia en el resultado final del proceso de algunas pruebas". En este sentido, señala que el veredicto mayoritario del jurado se centró en "pruebas irrelevantes" en su decisión para establecer la falta de certeza en que Francisca hubiera provocado la muerte de su pareja al prender el fuego.
Además, recuerda que esto mismo fue advertido por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que subrayó que en el acto de votación y en la sentencia posterior "no se encuentra mención alguna a las pruebas que se dicen omitidas u obviadas". Ante este déficit, el Supremo alude a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y observa que, en cualquier caso, "no puede exigirse a los ciudadanos que emiten un veredicto el mismo grado de razonamiento intelectual y técnico que un juez profesional".
"Con ello se configura la motivación del veredicto, que debe ser lo suficientemente explícita para que el magistrado-presidente pueda cumplir con la obligación de concretar la existencia de prueba de cargo", señala la Sala de lo Penal.