Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rechazo del TUE "enciende las alarmas" en los gobiernos de Gibraltar y Reino Unido

El rechazo definitivo del Tribunal de Justicia de la UE a un recurso presentado por Gibraltar contra la capacidad de España de proteger un hábitat natural en las aguas que rodean el Peñón y cuya soberanía se disputan España y Reino Unido ha "encendido las alarmas" en los Gobiernos británico y gibraltareño, asegura la prensa local.
El diario de referencia en el Peñón, 'The Gibraltar Chronicle', afirma que el Gobierno gibraltareño no fue informado oficialmente de la no admisión a trámite de este segundo recurso, a pesar de que la decisión se remonta al pasado 12 de julio, aunque no se conoció hasta este martes, cuando Europa Press desveló la noticia.
Se espera que el Ejecutivo de Fabian Picardo emita un comunicado al respecto, según el rotativo, que apunta a que el Gobierno gibraltareño podría buscar una nueva táctica legal para rectificar la decisión de la Comisión Europea de reconocer a España un hábitat denominado 'Estrecho Oriental' y que incluye las aguas en disputa.
La noticia del rechazo del TUE ha causado conmoción en los círculos políticos británicos y gibraltareños, que van a dirigirse con urgencia a la Corte en busca de una explicación, asegura el diario.
El motivo es que el TUE ha dado por segunda vez y definitivamente la razón a España rechazando admitir a trámite un recurso de Gibraltar contra la capacidad de nuestro país de proteger un hábitat natural que incluye las aguas en disputa que rodean el Peñón.
La Corte desestimó en mayo de 2011 un primer recurso de Gibraltar, apoyado por Reino Unido, contra la decisión de la Comisión Europea de inscribir como espacio protegido de España la zona marítima denominada 'Estrecho Oriental', que incluye a su vez un área registrada anteriormente por el Reino Unido como un hábitat natural británico.
Gibraltar había solicitado a la justicia europea que anulara esta decisión alegando que la zona en cuestión incluye "aguas territoriales británicas de Gibraltar" --que España no le reconoce pues no se cedieron por el Tratado de Utrecht de 1713-- y una zona de alta mar.
Con la decisión de la Corte, las tres millas náuticas que Gibraltar y Reino Unido reclaman como mar territorial, pero que España no les reconoce, forman parte hoy por hoy de dos hábitat marítimos merecedores de protección medioambiental que la Comisión Europea reconoce tanto a España como a Reino Unido, aunque bajo nombres distintos.