Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tantaz Tanta da por terminada la iniciativa tras cumplir "sus objetivos" con la movilización social del sábado

Asegura que "se toca con la punta de los dedos" el fin de la dispersión y "la repatriación de los presos políticos"
La iniciativa 'Tantaz Tanta' da por terminada su labor tras cumplir "sus objetivos" al favorecer la celebración de la manifestación que se celebró el sábado en Bilbao, tras la prohibición por la Audiencia Nacional de la movilización que había convocado esta plataforma y cuyo acto central iba a ser un gran mosaico humano formado por "gotas de agua" representada en cartones con el fin de construir "un mar" en contra de la dispersión de los presos.
En un artículo de opinión titulado "No hay puertas para este mar", el portavoz de 'Tantaz Tanta', Amets Martínez, ha considerado que "se toca con la punta de los dedos" el alejamiento de los reclusos y "la repatriación de los presos políticos a Euskal Herria".
En el texto, Martínez ha recordado que la ciudadanía el pasado sábado dejó "claro" que, "a esas alturas, ya nadie podía evitar que las calles de Bilbo se llenaran de gotas" a favor de los derechos de los presos.
Por todo ello, cree que la meta marcada por la iniciativa, como es "terminar con la dispersión" y lograr "la repatriación de los presos políticos", que es "donde está la urgencia", es "algo que se toca con la punta de los dedos".
En este sentido, ha destacado que "ha llegado la hora de reinventar muchos conceptos de movilización", y ha realizado un llamamiento a "trabajar en positivo". "No vamos contra nadie, sino a favor de lo que piensa la mayoría social", ha añadido.
El representante de Tantaz Tanta cree que se han cumplido los objetivos de la iniciativa, por lo que afirma que "lo más prudente es darla por terminada". "Nunca hemos tenido voluntad de ocupar el sitio de nadie ni de convertirnos en un movimiento al uso. Hemos sido un empujón en un momento necesario, y hemos puesto encima de la mesa una nueva filosofía de trabajo", ha apuntado.
A su juicio, ahora "corresponde a todas las gotas de este país pensar en cómo nos organizamos, cómo nos seguimos ilusionando, qué podemos hacer en cada pueblo y en cada sector social para mejorar las cosas".
En su opinión, la manifestación del sábado ha constituido "un triunfo de la ciudadanía" que "ha decidido hacerse protagonista para empezar a cambiar las cosas". "Nuestro acierto ha sido no quedarnos impasibles ante el bloqueo del proceso de paz, hemos decidido ser parte activa de la solución, y lo cierto es que hemos generado algo nuevo", ha afirmado.
Ha recordado que "lo importante" de Tantaz Tanta no era "la manifestación ni un logotipo ni las personas" que han promovido la iniciativa, sino "extender una nueva filosofía de trabajo", aunque ha reconocido que "fue una pena no poder hacer el mar de Bilbo porque iba a ser impresionante".
ACTIVACIÓN SOCIAL
Para Amets Martínez, "la activación social es la llave" porque, en la actualidad, "la ciudadanía es la que puede desbloquear la situación mediante la adhesión mayoritaria a unos principios básicos de convivencia".
También ha recordado que, pese al "admirable tesón" con el que "nos han querido colocar etiquetas", los impulsores de la iniciativa han sido "muy escrupulosos a la hora de garantizar su pluralidad". En su opinión, el hecho de no pedir adhesiones de partidos o sindicatos, sino solo apoyos personales "ha hecho que Tantaz Tanta haya sido un fenómeno ciudadano, realmente transversal y con un apoyo mayoritario".