Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tardà espera que la "España nacionalista, conservadora y derechista" no use la violencia para garantizar la unidad

Margallo dice estar seguro de que verá antes los eurobonos que la independencia de Cataluña
El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha dicho este miércoles que espera que la "España nacionalista, conservadora y derechista" no recurra a la violencia para garantizar la unidad territorial y evitar una independencia unilateral de Cataluña.
Tras la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en el Congreso, Tardà ha señalado que "hay dos maneras de resolver los problemas nacionales: la democrática y la violenta".
"La democrática es la de Canadá, Reino Unido, Bélgica. La violenta es la de la gran Serbia o la gran Turquía", ha explicado el diputado republicano, tras lo cual ha dicho que espera que no sea el caso de España, sobre todo porque, "invocando la unidad de España, son los argumentos que se utilizan para justificar la violencia". "Con suerte --ha añadido--, vivimos en el núcleo profundo de la Europa más civilizada".
EL TC, UN "BRAZO ARMADO"
Tardà ha advertido de que "los derechos, y el derecho a decidir entre ellos, se conquistan por voluntad popular, por voluntad democrática", y ha lamentado que el Gobierno central disponga de un "brazo armado", el Tribunal Constitucional, que utiliza contra Cataluña, en referencia a la última decisión de este organismo de suspender las competencias de la Conselleria catalana de Exteriores.
El diputado del PP José Ramón García Hernández ha contestado al portavoz de ERC que "democracia y violencia son incompatibles", mientras que Margallo ha dicho estar seguro de que verá antes los eurobonos que la independencia de Cataluña y ha vuelto a recordar que la Constitución establece que "la soberanía corresponde a todo el pueblo español" y que el concepto de autodeterminación no está incluido.
Por ello, el ministro le ha instado a que si su partido quiere que este concepto conste en la Carta Magna impulse una reforma de la misma por los procedimientos que ésta establece. "La norma es la que delimita los procedimientos. Reformen la Constitución, pero no intenten violarla", ha aseverado.
También ha remarcado que todos los países que integran la ONU ratificaron el "principio de integridad territorial salvo en los territorios donde se nieguen los derechos básicos de los ciudadanos", por lo que ha subrayado que "un Estado que fuese independiente como consecuencia de un referéndum no tendría ni una posibilidad entre un millón de reconocimiento en la ONU".
"LARGO CALVARIO" EN LA UE
Y en el marco de la UE, Margallo ha indicado que Cataluña no podría ser reconocida porque "no es un Estado", al tiempo que ha advertido de que cualquier territorio "que salga se tiene que poner a la cola y tener un largo calvario" para poder ingresar.
A este respecto, Tardà ha recordado que el expresidente francés François Mitterrand tampoco quería reconocer la independencia de Eslovenia. "Cuidado con hacer afirmaciones muy ilustradas, que luego el tiempo demuestra que eran algo peregrinas", ha avisado.
Según el diputado republicano, la UE nació para "metabolizar todos los desastres" y que así lo hizo con la crisis de los Balcanes en los años noventa. Por eso, se ha preguntado "cómo no será capaz de metabolizar planteamientos democráticos como el de Cataluña".
"NO VAN A CALLAR LA DEMOCRACIA CATALANA"
Sobre la Conselleria de Exteriores que ha suspendido el Tribunal Constitucional al admitir a trámite el recurso del Gobierno, Tardà ha advertido de que con este tipo de decisiones, que ha calificado de "insensata" porque "devalúa todavía más" la democracia, "no van a callar ante el mundo la democracia catalana".
Margallo ha contestado que las comunidades autónomas tienen "todo el derecho a hacer acción exterior para el desarrollo de las competencias" que tienen establecidas en sus Estatutos de Autonomía, pero que eso no significa hacer "política exterior".