Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tensión en la primera corrida en Palma tras la ley que prohíbe la muerte del toro

En Palma de Mallorca aumenta la tensión entre los partidarios de la tauromaquia y los que quieren acabar con los toros. Baleares ya ha prohibido la muerte del animal en los ruedos. En la última corrida unos gritaban asesinos y otros libertad. Dos bandos enfrentados frente al coso mallorquín. Unos luchando por la tradición y otros por la abolición. Dentro tres figuras del toreo y media plaza vacía. Ni la que podría ser la penúltima corrida al uso ha logrado un lleno, ni la temeridad de Padilla, ni el estilo de Castella han logrado un no hay billetes. Pero sí se ha visto la penúltima muerte del toro. Queda la despedida, el tres de agosto, con los dos hermanos Rivera y Talavante. Después, si la ley perdura, Mallorca no volverá a ver sangre en el albero.