Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto jefe de los Tigres de Arkan defiende que le implicaron en el asesinato de un serbio por venganza amorosa

Una testigo insinúa que el 'delator' que relacionó a Bojovic con el descuartizamiento era su amante y sospecha que mató y desmembró a su marido
La defensa de Luka Bojovic, al que la Fiscalía de la Audiencia Nacional considera jefe del 'Clan Zemun', facción sucesora de la banda paramilitar conocida como los Tigres de Arkan, ha interrogado este martes a una testigo que asegura que el ciudadano serbio podría haber sido implicado en el asesinato y descuartizamiento de un compatriota en venganza por su papel como mediador en un triángulo amoroso.
El interrogatorio se ha producido en la segunda jornada del juicio que sigue la Sección Tercera contra cuatro acusados de participar en la cruenta muerte, sucedida en 2009 en Madrid, y descubierta a raíz del 'chivatazo' de un integrante del clan condenado a más de 100 años de cárcel en Serbia, Sretko Kalinic.
El 'delator' aseguró que Bojovic mató a martillazos a uno de sus subordinados y después descuartizó, trituró e ingirió partes de su cuerpo, en colaboración con los otros tres acusados que se sienta en el banquillo de la Audiencia Nacional: Vladimir Milisavljevic, Vladimir Mijanovic y Sinisa Petric.
No obstante, la versión ofrecida por la testigo identificada como Ana es bien distinta. La mujer ha asegurado que Luka Bojovic mantenía con su marido una estrecha amistad y fue el padrino de su boda. Su mediación impidió que ella abandonara a su esposo para caer en brazos de su amante, el delator Kalinic, conocido en Serbia con el sobrenombre de 'La Bestia'.
Ana mantenía con Kalinic, que era "socio" de su marido en distintos negocios, una relación sentimental desde el año 2006 , nutrida a través de un abundante intercambio de e-mails. Durante cuatro años y hasta el asesinato de su esposo en 2010 estuvo tentada de abandonar su vida conyugal.
Según han explicado fuentes de la defensa de Bojovic a Europa Press, su negativa a dejar a su marido provocó la repentina desaparición del conyuge de Ana, cuyo cuerpo desmembrado fue localizado meses después en un lago serbio. Las autoridades serbias imputan este asesinato y otra veintena a Kalinic.
LA VENGANZA DE 'LA BESTIA'
Las citadas fuentes apuntan a que 'La Bestia' nunca pudo olvidar el papel jugado por Bojovic en el triángulo amoroso, dado que su intervención pudo ser definitiva para convencer a Ana de que no abandonara su vida matrimonial.
La Fiscalía pide para los cuatro acusados penas de entre 5 y 41 años de prisión por la comisión de delitos de participación en organización criminal, asesinato, encubrimiento, depósito de armas de guerra y falsedad documental. En concreto considera a Bojovic, para el que reclama la pena más alta, autor material de la muerte.
Según la fiscal Ana Noé, el acusado golpeó con un martillo en la cabeza a la víctima cuatro o cinco veces. En compañía del resto de imputados, trasladó el cuerpo a la cocina donde lo descuartizaron y metieron en el frigorífico, envuelto en papel y bolsas, dice el escrito.
Al día siguiente trituraron los trozos con una máquina eléctrica hasta que el aparato se rompió a causa de una antigua bala que la víctima tenía alojada en el cuerpo. Los cuatro 'Tigres de Arkan' compraron otra y "tiraron las partes picadas al inodoro".
Además, cortaron con una sierra los huesos y fracturaron la cabeza. Uno de ellos se trasladó en bicicleta hasta el río Manzanares con los fragmentos y los arrojó al agua a la altura del puente de la Reina Victoria. La policía encontró en el agua 117 restos óseos en marzo de 2012.