Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Torres-Dulce pide que la Fiscalía tenga una Policía propia y pueda acceder a las bases de datos de las cárceles

Ve "excesivo" el catálogo de delitos del jurado popular y reclama que el fiscal pueda acordar embargos u otras medidas cautelares "urgentísimas"
El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha reclamado que la Policía Judicial dependa "orgánicamente" de la Fiscalía y que remitan a los juzgados solo aquellos atestados en los que haya indicios sobre una persona determinada. Además, aboga por reducir el "excesivo" catálogo de delitos del tribunal de jurado y por introducir un máster como requisito para acceder a la oposición a la Carrera Judicial y Fiscal.
Estas son algunas de las propuestas incluidas en el Libro Blanco del Ministerio Fiscal que ha presentado este martes Torres-Dulce y entre las que aboga por fomentar la mediación y las conformidades, así como por que esta institución tenga una "individualización presupuestaria" de las partidas para financiar sus necesidades.
Apuesta por que el Ministerio Público comparta o tenga acceso a las bases de datos penitenciarias para examinar las incidencias de la ejecución de la pena que permitan valorar todas las circunstancias del preso antes de emitir dictámenes. "Se considera que deben mantenerse las visitas de inspección a los Centros Penitenciarios, pues es una función esencial del Fiscal", añade.
El documento, de 126 páginas y que sigue los pasos del Libro Blanco presentado en 1995 por el entonces fiscal general Carlos Granados, advierte de que cerca de cinco millones de atestados policiales ingresan cada año en la organización judicial, aunque en el 80 por ciento de los casos es "obvio desde un primer momento" que la investigación no va a progresar.
"Con ello se aumenta de manera artificial e ineficaz el volumen de asuntos gestionados por los órganos judiciales en unos procedimientos cuyo destino inmediato es el archivo", ha indicado, para apostar por que se remitan solo aquellos que cuenten con indicios sobre alguna persona determinada.
UNIDADES POLICIALES Y PERITOS EN LA FISCALÍA
En tanto se sustancie la reforma del fiscal investigador, la memoria aboga por habilitar al Ministerio Público para adoptar "medidas cautelares reales urgentísimas de las que en muchas ocasiones depende el éxito de la investigación". Ve conveniente que pueda acordar cautelares como embargos o anotaciones preventivas.
"La labor investigadora del Ministerio Fiscal ha de venir acompañada de las correspondientes dotaciones de Unidades Adscritas de Policía Judicial, así como de los técnicos y peritos que sean necesarios para garantizar la eficacia de nuestra labor", prosigue.
Finalmente, concluye que el catálogo de delitos del tribunal de jurado es "excesivo", carece de "sistemática y de criterios claros de atribución" y recuerda que el borrador de Código Procesal Penal los reduce al homicidio doloso y el asesinato, cuando no sean cometidos por grupos u organizaciones criminales.