Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Torres: "Todos, cuando tomamos una decisión, como el traje que te pones, se lo consultamos a nuestra esposa"

"Todos en esta vida, cuando hemos tenido que tomar una decisión importante, como el traje que te pones, se lo consultamos a nuestra esposa". Así ha respondido el vicepresidente del Instituto Nóos, Diego Torres, al ser inquirido por la abogada del Estado sobre si es verdad que consultó a su esposa, Ana María Tejeiro, qué nombre la parecía mejor para la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), considerada sucesora de Nóos.
Torres ha aseverado que efectivamente le preguntó a su mujer "cómo lo veía", en relación a la denominación de la nueva entidad, tras serle exhibido un correo electrónico en el que el acusado le pregunta a su cónyuge sobre este aspecto.
El inculpado continúa siendo interpelado por la letrada Dolores Ripoll, que ejerce una de las acusaciones particulares personadas en el juicio del caso Nóos, en su caso en representación de la Agencia Tributaria.
Cabe recordar que la FDCIS fue inscrita en el Registro de Fundaciones el 14 de febrero de 2007, y entre sus objetivos aparentes se encontraban fomentar el uso del deporte y la cultura como herramienta de integración social, además de promover la difusión de las investigaciones en torno a estos aspectos.
Según la Fiscalía, la FDCIS es una "prolongación" del Instituto Nóos tras haber sido constituida ante notario el 13 de diciembre de 2006, cuando habían pasado ocho meses de la teórica desvinculación del Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, de sus negocios. La entidad fue impulsada después de cederse en su favor todos los activos y pasivos resultantes de la Fundación Areté, creada el 2 de mayo de ese año.
La Fundación aparece vinculada a una supuesta estructura fiduciaria creada por Iñaki Urdangarin y Torres para desviar dinero al extranjero, concretamente a Belice y Reino Unido, y donde jugaba un papel fundamental la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management.