Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Touriño cree que el cambio no tiene precedentes pero tal vez no se explicó bien

El candidato a la reelección como presidente de la Xunta por el PSdeG, Emilio Pérez Touriño, ha insistido hoy en que durante la pasada legislatura se ha hecho "mucho" en Galicia y se ha registrado un cambio "sin precedentes", pero fue autocrítico al señalar que, tal vez, no ha sido explicado lo suficientemente bien.
En una comida con periodistas, Pérez Touriño insistió, también, en que en los últimos días no es que trate de desmarcarse de sus socios del BNG, sino que pretende hacer un llamamiento a la mayoría social, "que no quiere guerras de lenguas" sino "avances razonables que sean dialogados, que quiere construir un país de todos y no sólo de una parte".
El candidato socialista no quiso extenderse en responder a las palabras del candidato del BNG y su "querido" vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, que apuntó hoy que no se confundirá de adversario ni será altavoz del PP, en referencia a la petición del presidente de la Xunta al electorado de un voto masivo para gobernar sin "ataduras".
Apuntó que se trata de hacer de la "transparencia, el rigor y la igualdad" el "lema y el compromiso con este País". Por ello, manifestó que si alguien "se siente señalado por esto, él sabrá por qué".
Respecto a las críticas formuladas hoy en un acto electoral en Camariñas, donde calificó de "ciegos" a quienes no aprecian un cambio en Galicia, Pérez Touriño apuntó a que se refería al PP, porque "un día sí y otro también falsean, mienten, engañan" sobre lo hecho en Galicia.
En todo caso, Pérez Touriño dijo ser autocrítico y autoexigente pero a partir de que "se ha hecho mucho en Galicia", aunque "queda mucho más por hacer" y abogó por "corregir y revisar aquello que se pudo haber hecho mejor y que no se hizo, creo que hay que hacer esta reflexión, y no me importa decirlo, porque es lo que pienso".
Pérez Touriño afirmó que, "probablemente, hay cosas que se pudieron haber hecho con más intensidad, más fuerza o ritmo, seguramente mejor explicadas".
Preguntado qué es lo que cree que se ha hecho mal, apuntó que, probablemente, ha sido el trabajo de "explicación, de dar cuentas y "bajar a pie de obra, de proximidad".
Sobre si tiene la sensación de que ha hecho más cosas de las que se le reconocen a su Gobierno, reiteró su confianza en que los ciudadanos van a apoyar el cambio el 1 de marzo y que no tiene ninguna percepción "desesperanzada, sino todo lo contrario", ya que es optimista.
En todo caso, destacó los logros del Gobierno, entre ellos que es el único de España que ha aumentado un 30 por ciento el gasto en educación, lo que supone "un cambio sustancial, una auténtica revolución" en este sector.
"Es probable que eso no lo dialogásemos lo suficientemente con los sindicatos, que no lo explicásemos suficientemente con las asociaciones de padres, y quien dice eso, dice la sanidad", ya que hoy en día se mantienen las listas de espera, pero han pasado de 137 a 72 días, sólo en una legislatura.
Probablemente, dijo, "nos falta menos política ilustrada y estar muy en la calle, eso es lo que se espera de un Gobierno de progreso, que está haciendo un cambio sin precedentes en este País, de grandes transformaciones y renovaciones, pero también es cierto que necesitan un tiempo de maduración".
Sobre si echa en falta el apoyo de intelectuales al cambio, indicó que las vanguardias creativas "están con el cambio" pero, probablemente, también existe un "cierto déficit" de comunicación y de "fortaleza de esta alianza".