Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trias y Forn (CiU) alertan de que el Gobierno de Colau "degrada" Barcelona y carece de modelo

Defienden que no son sólo oposición, sino que demuestran que quieren ser alternativa
El líder de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Trias, y el portavoz del grupo municipal, Joaquim Forn, han avisado este miércoles de que el Gobierno de Ada Colau "degrada" la ciudad, carece de modelo y divide a los grupos municipales en buenos y malos, algo que han considerado que es un error.
En una conferencia de Forn presentada por Trias, el exalcalde ha dicho que "ha sido un año muy complicado, porque no es fácil pasar del Gobierno a la oposición, y es más difícil cuando no te lo esperas".
Ha recordado que en este periodo también se ha dado la disolución de la federación de CDC y Unió --a cuya edil Sònia Recasens ha agradecido su apoyo-- y han habido elecciones al Parlament y al Congreso, que volverán a celebrarse el 26 de julio.
Trias ha destacado que Forn --en quien confía para liderar el grupo municipal cuando deje la política institucional-- fue clave para ganar la alcaldía en 2011 y capitaneó el equipo entonces y ahora en la oposición, y ha dicho: "No es fácil dirigir un equipo en una situación como esta, pero es importante dirigirlo explicando que no sólo somos oposición, sino que estamos demostrando que somos una alternativa".
En un acto al que ha asistido más de 250 personas --entre ellas el expresidente del Govern y líder de CDC, Artur Mas; el candidato del partido a las elecciones generales, Francesc Homs, y consellers de la Generalitat--, Forn ha avisado de que en el Gobierno de Colau "hay contradicciones entre lo que se dice y lo que se hace, una falta de modelo y políticas vacías basadas en la gesticulación".
El portavoz ha dicho que su equipo apuesta por una Barcelona amable pero también con ambición que sea una gran capital en la que los ciudadanos sean los protagonistas, y ha resaltado: "Tenemos tres años por delante. Nos queda mucho trabajo por hacer, pero tenemos ganas y el equipo".
"CAPITAL DE ESTADO"
"No queremos una ciudad dividida en buenos y malos; queremos una ciudad fuerte que gobierne para todos. No queremos una ciudad dirigida, sino una en la que todos se puedan expresar libremente. No queremos una ciudad en la que todo esté permitido, sino una cívica y respetuosa. No queremos una ciudad capital de provincia, sino ser capital de Estado", ha aseverado Forn.
Ha asegurado que Colau "acepta el rol de segunda ciudad para Barcelona" --ha dicho que en su visita a la ONU en mayo no mencionó que la ciudad fuera la capital catalana y la presentó como una ciudad más del Estado--, y ha criticado su ambigüedad hacia el proceso hacia un Estado propio, en sus palabras.
Forn ha destacado que Barcelona es una ciudad que no cuenta con un Estado detrás pero que juega en la liga de las grandes ciudades del mundo, basándose en una manera de hacer catalana y universal, algo en lo que cree que influye la cultura, sobre la que se ha preguntado, tras la entrada del PSC al Gobierno municipal: "¿La política cultural será del PSC o de BComú? Porque, lejos de ser complementarias, son contradictorias".
PSC Y CONTRADICCIONES
Ha señalado que Colau ha pactado con el PSC cuando se refería al partido como mafia, y ha insistido en que el acuerdo de Gobierno no mejorará la gobernabilidad, tras lo que ha asegurado que, pese a que la alcaldesa se comprometió a combatir los desahucios, se producen una media de ocho al día en la ciudad, según él.
También ve contradicciones en el nombramiento de personas con vínculos de familia y amistad, y ha criticado la gestión del 'top manta' y la relación con la Guardia Urbana, tras lo que ha dicho sobre los disturbios de Gràcia por el desalojo del 'Banc Expropiat': "Algunos critican que se pagara el alquiler como una decisión puntual y extraordinaria, y ahora proponen que se compre el local".
Forn ha lamentado también la política de Colau ante el turismo --ha dicho que "los mismos que ayer iban con la pancarta hoy callan sin dar soluciones"--, lo que ve como una falta de modelo comercial claro y lo que ha descrito como una voluntad ideológica de Colau de apostar por la falta de crecimiento y por la remunicipalización de servicios y de rechazar la colaboración público-privada.
Sobre transporte público, ha dicho que el Gobierno municipal es incapaz de resolver los conflictos laborales en el Metro y el bus y que los ciudadanos pagan sus consecuencias, tras lo que se ha referido a la unión del tranvía, y ha avisado: "Cuando en materia de infraestructuras la ideología se impone a la razón, acabamos haciendo obras como el Aeropuerto de Castellón o llevar el AVE a todos los rincones".