Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal de Roma fija para el 26 de marzo la decisión sobre el procesamiento de Massera

Un tribunal de Roma declaró que Emilio Massera, de 83 años, está en "plenas facultades" para afrontar un proceso y fijó para el próximo 26 de marzo la discusión para decidir si le envía a juicio por la desaparición de tres ciudadanos italianos durante la dictadura en Argentina (1976-1983).
El juez, Marco Mancinetti, se limitó hoy a declarar cerrada la fase instructora dedicada a las condiciones de salud del acusado y estableció que era "plenamente capaz de afrontar un juicio" tras el informe del perito médico italiano Piero Rocchini, que visitó a Massera en su casa en Argentina.
El juez decidió entonces declarar "en rebeldía" al ex militar -ya que no se había presentado al proceso - y aplazó al 26 de marzo la discusión para decidir si le procesa, informaron a EFE fuentes judiciales.
Los abogados que representaban a Massera pidieron a Mancinetti más tiempo para comunicar al ex militar la decisión y preparar la documentación, pero el juez rechazó la propuesta al considerar que "habían tenido tres años para preparar la defensa".
En 2005, el magistrado había decidido separar el sumario sobre Massera del proceso principal, después de que en una anterior pericia médica se había determinado que el acusado padecía demencia.
En el proceso principal habían sido condenado en rebeldía a cadena perpetua los ex oficiales argentinos Jorge Eduardo Acosta, Alfredo Ignacio Astiz, Jorge Raúl Vildoza y Antonio Vañek por la desaparición y asesinato, entre 1976 y 1977, de los italianos Angela Aietta Gullo, Giovanni Pegorato y su hija Susana, además del secuestro de la hija de ésta, nacida en prisión.
Durante la vista de hoy se admitieron como parte civil a los familiares de los tres italianos desaparecidos y al Estado italiano, que estará representado por el abogado Giovanni Pietro De Figueiredo.
"La Abogacía del Estado está presente porque representa a la nación a la que pertenecen las víctimas. El asesinato y la desaparición por razones políticas de estos ciudadanos italianos representa una lesión ocasionada al país", declaró a EFE De Figueiredo.
El abogado que representa a los familiares de las víctimas, Marcello Gentili, expresó a EFE su "total satisfacción ante la decisión del juez de abrir una discusión para procesar a una persona que en Argentina aún no se ha conseguido enviar a juicio".
Gentili explicó que las "Madres de Plaza de Mayo le han enviado una carta en la que deseaban que la Justicia italiana decidiese abrir este juicio".