Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turis vuelve tras tres años sin disparar con una 'mascletà' "a la antigua" y con un terremoto final "salvaje"

Pirotecnia Turis ha vuelto a disparar una 'mascletà' en Valencia tras tres años de parón con un espectáculo "homogéneo, muy clásico y a la antigua", que ha ido "in crescendo" con un terremoto final "salvaje".
Con esta propuesta --la decimoquinta del calendario fallero--, la empresa pirotécnica ha querido "dar un golpe encima de la mesa" para regresar a la plaza del Ayuntamiento "a lo grande: Teníamos que volver de esta manera".
A pesar de las predicciones de lluvia, la 'mascletà' de este martes ha estallado con normalidad en un cielo parcialmente nublado y ante un público muy numeroso y expectante, puesto que se trata del disparo que da inicio a los días grandes de las fiestas josefinas.
Tras el tradicional grito de 'Senyor pirotècnic, pot començar la mascletà' de las Falleras Mayores, Turis ha concatenado cinco minutos de espectáculo sonoro constante y marcado por cuatro series de carrillones lumínicos que han teñido de verde, rojo y naranja el cielo de la ciudad, entre las nubes formadas por los 145 kilos de pólvora empleados.
Ante la atenta mirada de la falla municipal --una figura de madera sin rostro de 23 metros cuya 'plantà' se culminará esta jornada-- y con los balcones de los edificios repletos de asistentes, la pirotecnia ha disparado una mascletà "a la antigua" que si bien se ha programado con la máquina ha sido "menos digital" que el resto.
Este es el espectáculo con el que los pirotécnicos Vicente Guerra, Gaspar Guaita y Severino Guaita han querido regresar a la plaza consistorial -ya dispararon en la exaltación de la Fallera Mayor de 2016--, coronado con un potente final que ha sorprendido al público por su contundencia y que han definido como "muy salvaje".
"Esto es lo que quieren los valencianos: una mascletà clásica, homogénea y con un final atronador", han manifestado en declaraciones a Europa Press.
"NECESITÁBAMOS UN DESCANSO"
Tras tres años de parón, los pirotécnicos han reconocido que Turis "necesitaba un descanso" del calendario de mascletàs, aunque se han mostrado expectantes por disparar de nuevo y han asegurado que "ya era hora de volver".
Además, han destacado que la jornada del 15 de marzo que da inicio a la semana puramente fallera "es el día perfecto", ya que a partir de este miércoles serán las comisiones falleras las encargadas de los disparos, por lo que creen que a partir de momento ya pueden "disfrutar de las Fallas como toca".
HACE "TEMBLAR" A LOS ASISTENTES
La decimoquinta 'mascletà' ha sido vista desde el balcon municipal por representantes autonómicos y locales como el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues; la consellera de Justicia, Gabriela Bravo; o el alcalde de Valencia, Joan Ribó.
A nivel estatal, ha asistido el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, que tras un encuentro con el alcalde ha asegurado ser un "auténtico forofo" de las Fallas y sentirse "muy cercano a Valencia, casi mediterráneo". "Cuando empieza a caer la pólvora, me vuelvo loco", ha manifestado, por lo que ha disfrutado de una 'mascletà' que le ha hecho "temblar" y estar "muy cómodo".
Antes del disparo, Beteta ha podido visitar algunas de las fallas ya plantadas en la ciudad, como la de Convento Jerusalén, que ha calificado de "exquisita" y ha bromeado "lo graciosos que están" el ninot del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, "con los biberones".