Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE y África acordarán un plan de acción conjunto contra la inmigración ilegal en la cumbre que comienza hoy

Se celebrará una minicumbre de urgencia sobre la situación en República Centroafricana
Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y los de África tienen previsto acordar un plan de acción conjunto contra la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos en la cuarta cumbre entre los dos continentes que se celebra en Bruselas el miércoles y el jueves, según han informado fuentes europeas.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que asistirá al encuentro, había reclamado que estas cuestiones ocuparan un lugar destacado en la agenda de la cumbre por el aumento de la presión migratoria en el Mediterráneo y Ceuta y Melilla.
En la reunión estarán representados al máximo nivel 53 países africanos y los 28 países de la UE. También asistirá el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon. Se trata de la mayor cumbre que nunca se ha celebrado en Bruselas, de acuerdo con las fuentes consultadas.
Aparte de la cuestión migratoria, los líderes de la UE y de África discutirán cómo aumentar la cooperación en la prevención de conflictos y la respuesta a las crisis cuando estallen, cómo incrementar el comercio y la inversión en ambas direcciones y ayudar a jóvenes y mujeres a encontrar trabajo, y cómo mejorar la colaboración para hacer frente a problemas globales como el terrorismo, el cambio climático o la pobreza.
Por lo que se refiere a la lucha contra la inmigración ilegal, Europa y África comparten el mismo objetivo, que es "hacer todo lo posible para evitar catástrofes como la de Lampedusa" y una "agenda común", evitar que la gente se vea obligada a emigrar. "Por primera vez existe un interés fuerte para cooperar contra la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos", apuntan las fuentes consultadas.
De hecho, el trabajo conjunto entre la UE y África sobre inmigración se intensificó a raíz de la tragedia de Lampedusa, y ha culminado con el plan de acción que se aprobará en la cumbre, que se basa en cinco ejes. El primero es el combate del tráfico de seres humanos, que se ha convertido en una "forma moderna de esclavitud" que afecta a centenares de miles de personas en África. "Es un problema real, no sólo humanitario sino también político, para los Gobiernos africanos. Quieren afrontarlo y podemos ayudar", apuntan las fuentes.
El segundo eje del plan de acción es la lucha contra la inmigración irregular, y para ello la UE está dispuesta a aportar financiación a los países africanos, aunque las fuentes consultadas no han dado cifras. En tercer lugar, la UE y África buscarán impulsar los canales de inmigración legal y movilidad, que es la otra cara de la moneda de la lucha contra la inmigración ilegal.
En cuarto lugar, la UE se compromete a reforzar la capacidad de acogida de demandantes de asilo en los países africanos, para que puedan acoger a refugiados y desplazados internos. El último eje del plan de acción será inmigración y desarrollo.
"Se han identificado los temas, hay dinero disponible y un compromiso político muy fuerte por ambos lados", señalan las fuentes. El plan de acción conjunto debe servir, según Bruselas, para estrechar la cooperación en materia de inmigración entre los dos bloques durante los próximos años.
MINICUMBRE SOBRE REPÚBLICA CENTROAFRICANA
En el marco de la cumbre UE-África está previsto que se celebre una minicumbre sobre la crisis en República Centroafricana, que se sigue deteriorando y donde hay ya un millón de desplazados internos. En la reunión participarán los países africanos vecinos, los europeos más implicados y Naciones Unidas.
La prioridad para los europeos es poner fin al conflicto y restablecer la estabilidad. Para ello, Bruselas está financiando la misión de la Unión Africana, Francia ha enviado sus propias fuerzas y este mes está previsto que se despliegue una misión de apoyo de la UE. A ello se suma una ayuda humanitaria de 100 millones de euros que ha prometido la Comisión Europea.