Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE elige a Herman Van Rompuy y Catherine Ashton para sus nuevos altos cargos

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy (i), y la comisaria europea de Comercio, Catherine Ashtone, posan después de ser elegidos primer presidente estable del Consejo Europeo y nueva Alta Representante de Política Exterior, respectivamente, en la reunión de líderes de la Unión Europea, en Bruselas, Bélgica. EFEtelecinco.es
El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, será el primer presidente estable del Consejo Europeo, y la británica Catherine Ashton la próxima Alta Representante de Política Exterior, según acordaron hoy los líderes de la UE.
Los jefes de Estado y Gobierno comunitarios aprobaron rápidamente la propuesta de la presidencia sueca de turno, formulada por el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, según informaron a Efe fuentes comunitarias.
Van Rompuy, un democristiano de 62 años, dirige el Gobierno belga desde hace once meses, mientras que la laborista Ashton, de 53, ocupa desde octubre la cartera de Comercio en la Comisión Europea.
El consenso entre los líderes de la UE comenzó a forjarse con el acuerdo previo de los dirigentes socialistas comunitarios para proponer y respaldar un único candidato para dirigir la política exterior comunitaria, elección que recayó en Ashton.
Esa decisión implicó que el Gobierno británico abandonaba el apoyo que hasta entonces había dado de forma insistente a Tony Blair como presidente del Consejo Europeo.
Van Rompuy, un hombre prácticamente desconocido hasta hace unos días fuera de Bélgica y sin experiencia internacional, ha visto cómo su reputación no ha hecho más que crecer en su país desde que se hizo cargo del Gobierno, casi a su pesar, en diciembre del pasado año.
Tras heredar la jefatura del Gobierno de un país convulso por las agrias disputas entre flamencos y francófonos, y con una clase política desgastada y desacreditada. Van Rompuy ha logrado que Bélgica regresara a la normalidad.
Este hábil político, del que quienes le conocen coinciden en señalar su falta de ambición, es también un avezado negociador al que se atribuye, como responsable del presupuesto, el que Bélgica lograra reducir su enorme deuda pública para poder adoptar el euro.
El cargo que ejercerá Van Rompuy fue creado por el Tratado de Lisboa, que entrará en vigor el 1 de diciembre, pero no detalla mucho sus responsabilidades.
El presidente estable -elegido por dos años y medio, mandato renovable una vez- tiene el cometido de dirigir y animar las reuniones de los líderes, asegurar su preparación y continuidad, facilitar el nunca sencillo consenso y representar a la Unión ante los líderes mundiales, explica el Tratado.
Catherine Margaret Ashton, muy próxima al primer ministro Gordon Brown, es la actual comisaria europea de Comercio de la Comisión Europea (CE), baronesa de Ashton de Upholland, miembro del Partido Laborista y ex presidenta de la Cámara de los Lores.
Ashton ha ocupado varios cargos intermedios en el gobierno de Brown en las carteras de Educación, Derechos Humanos, Justicia e Igualdad, pero apenas tiene experiencia en cuestiones de política internacional
Llegó a Bruselas antes del verano, después de que Brown la enviara para sustituir a Peter Mandelson, un peso pesado de la política británica al que el primer ministro llamó de vuelta a Londres para ser su "número dos" y tratar de enderezar sus perspectivas electorales para el próximo año.
La Alta Representante sustituirá a Javier Solana, pero tendrá poderes ampliados, ya que será también vicepresidenta de la Comisión -asistirá, pues, a las reuniones de los comisarios- y presidirá mensualmente el Consejo de Relaciones Exteriores -las reuniones de los ministros.
A su cargo tendrá, pues, la coordinación de toda la política exterior de la UE, el presupuesto y el nuevo servicio diplomático común europeo que crea el Tratado de Lisboa.