Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE estudia aumentar su presencia en Afganistán

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) se mostraron hoy dispuestos a estudiar un aumento de su presencia en Afganistán, tanto a largo plazo como en las elecciones presidenciales del próximo 20 de agosto, a las que posiblemente enviarán una misión de observación.
Según el titular checo y presidente de turno del Consejo, Karel Schwarzenberg, los Veintisiete creen que "es el momento adecuado para revisar la ayuda europea en Afganistán", que en este momento se concreta básicamente en un equipo de entrenamiento policial.
En el contexto del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores que se ha celebrado hoy, el ministro italiano, Franco Frattini, ha prometido cinco millones de euros para las elecciones, mientras que su colega finés, Alexander Stubb, anunció que doblarán el número de tropas (de 100 a 200) también durante los comicios.
"Espero que así respondamos a las peticiones de EEUU", dijo Stubb a los periodistas.
El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, explicó que a la UE le gustaría coordinar su estrategia en Afganistán con Estados Unidos, que quiere centrar en el país asiático sus esfuerzos internacionales.
"Vamos a trabajar con otros actores en la zona (como la ONU y la OTAN) para ver si hacemos algunas adaptaciones en el número" de monitores policiales, en la actualidad unos 170, y que llegarán a los 400 en junio, explicó Solana.
Por su parte, la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Banita Ferrero-Waldner, anunció el próximo envío de una misión exploratoria que deberá determinar si se dan las circunstancias de seguridad adecuadas para enviar observadores a los comicios del 20 de agosto, considerados cruciales para la pacificación del país.
Según el ministro checo, la UE "debe ayudar a legitimar al próximo gobierno afgano", además de fortalecer su papel en la estrategia regional, que supone prestar más atención a los vecinos de Afganistán, en especial Pakistán.