Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPN registra una ley para que se prohíba cualquier tipo de donación a los partidos políticos

UPN ha registrado este jueves en el Senado una proposición de ley para su debate en Pleno en la que plantea que se prohíba "cualquier tipo de donación a los partidos políticos, bien sea dineraria o no, y también a las fundaciones y asociaciones vinculadas a los mismos", ha explicado la senadora regionalista Amelia Salanueva.
Asimismo, a través de esta iniciativa, UPN propone que "no sea posible la condonación de deuda, total o parcial, a los partidos políticos por parte de las entidades de crédito, ya que la condonación abre las puertas a la devolución de favores y, en definitiva, a la corrupción".
Recientemente se aprobó la Ley Orgánica 5/2012 de 22 de octubre de Reforma de la Ley Orgánica 8/2007 de 4 de julio sobre Financiación de los Partidos Políticos, algo que ha supuesto "un avance en la transparencia y control de la financiación de los partidos políticos", según UPN.
Sin embargo, la senadora regionalista ha indicado que "la realidad demuestra que se siguen produciendo prácticas cuando menos poco ejemplarizantes amparadas en la actual normativa".
Ante esta situación, "confiamos en que todos los partidos políticos, principalmente PP y PSOE, apoyen esta proposición de ley, sumándose al empeño de UPN por conseguir total transparencia en el sistema político de este país", ha indicado Salanueva, quien ha deseado que este objetivo "se vea reflejado no solo a través de las palabras sino en acciones concretas".
Finalmente, Salanueva ha indicado que "la ciudadanía no solo ha perdido un importante grado de confianza en la clase política sino que considera a los partidos políticos uno de los principales problemas de nuestra sociedad".
A juicio de la senadora, "es necesario dar respuesta a las lógicas exigencias sociales y ofrecer herramientas legales para evitar errores y escándalos que profundicen aún más en el divorcio entre los ciudadanos y los representantes políticos".