Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD de Madrid confirma que continúa con las conversaciones con Ciudadanos de cara a las municipales

El candidato de UPyD a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ramón Marcos, ha confirmado este lunes que la formación magenta continúa con las conversaciones con Ciudadanos de cara a las elecciones de mayo de 2015.
"Estamos hablando con Ciudadanos, vamos a ver en qué queda la cosa y, si se puede llegar a un acuerdo, pues llegaremos", ha señalado en una entrevista en Onda Madrid, recogida por Europa Press. También ha desvelado que se ha convocado otra reunión más tras el encuentro con las direcciones de ambos partidos.
Marcos, que militó en Ciudadanos durante tres meses, ha remarcado las diferencias en origen de ambas formaciones ya que si la de Albert Rivera nació "con vocación de partido regionalista para empujar al PSC hacia posturas no tan nacionalistas", UPyD se creó con "la voluntad de convertirse en un partido que defiende el Estado y a los ciudadanos".
Por otro lado, Ramón Marcos ha sostenido que su expectativa es "tratar de ganar las elecciones" de la mano de una alternativa "en la que se puede confiar". En cuanto a posibles pactos de gobierno, el parlamentario ha explicado harán "una oferta política a todos los partidos pero sin mirar las siglas, sólo el contenido político".
"Lo importante es lo que se hace desde las instituciones. Llegaremos a un acuerdo con los que coincidamos más", ha detallado después de asegurar que el adversario de UPyD es el "bipartidismo". Para los magenta, según Marcos, "lo menos importante son los cargos".
Sobre la decisión de apartar a Francisco Sosa Wagner de la portavocía en el Parlamento europeo, el responsable de Instituciones de la formación ha explicado que lamenta la decisión pero que "no quedaba más remedio" ya que "no seguía los mínimos criterios comunes marcados entre todos".