Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sustituto de UPyD en el Parlamento Europeo pidió un Congreso Extraordinario tras el "descalabro" de las europeas

Formó parte de la dirección de Ciudadanos, pero no es partidario de un acuerdo pre-electoral de ambas formaciones y sí pactos posteriores
Enrique Calvet, a quien le corresponde asumir el escaño de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en el Parlamento Europeo al que ha renunciado Francisco Sosa Wagner, pidió que el partido celebrase un Congreso Extraordinario urgente tras el "descalabro político" que a su juicio sufrió en las elecciones del 25 de mayo.
Calvet, que ocupaba el quinto puesto en la lista de UPyD al Parlamento Europeo, fue miembro de su Consejo Político y formó parte de la Oficina de Buenas Prácticas hasta hace pocos meses. Además, formó parte de Ciudadanos llegando a ser presidente de su Consejo General antes de pasar a formar parte del partido liderado por Rosa Díez en 2008.
En un artículo publicado en su blog personal a finales el mes de agosto, recogido por Europa Press, Calvet animaba a UPyD a estudiar los resultados obtenidos en las elecciones europeas ante lo que para él constituyó "un auténtico descalabro político".
En esos comicios, UPyD logró más de un millón de votos y cuatro escaños, pero Calvet considera "indispensable" estudiar el apoyo obtenido para "diagnosticar los motivos" que hicieron de estas elecciones para la formación "una situación radicalmente distinta" a anteriores.
"Tras el diagnóstico vendrían los cambios y la regeneración urgente para afrontar las próximas elecciones desde una posición de fortaleza, imagen, eficiencia y mensajes renovados, radicales, multiplicados y creíbles --defendía--. Por cariño pleno a UPyD y amor a la democracia, se me ocurre la alternativa de un Congreso Extraordinario urgente, limpio y abierto, como trampolín indispensable de la regeneración".
Para Calvet, este asunto es prioritario al de estudiar una alianza con Ciudadanos, ya que cree que eso podría convertirse en "una coartada para el continuismo" que sólo llevaría al "abismo de la irrelevancia". "Y la irrelevancia se carga el Proyecto", avisaba.
"A UPyD no lo van a liquidar ni C's, ni Podemos ni el chivo expiatorio. A UPyD sólo se lo puede cargar, inconscientemente por supuesto, UPyD. Y como nadie lo quiere, dentro de UPyD, hay que reaccionar a tiempo", insistía en su artículo.
DEBATIR POR ENCIMA DE "ADHESIONES INQUEBRANTABLES"
Sin embargo, también abordaba el debate sobre las alianzas con Ciudadanos y, contando con su experiencia como miembro de la formación liderada por Albert Rivera, reconocía no ser partidario de una alianza pre-electoral, "salvo que se encuentre una plataforma de pleno acuerdo en aspectos básicos de UPyD como la recuperación urgente de competencias o la supresión de todo aspecto del 'Estado autonómico' que impida que España sea una nación de ciudadanos libres e iguales".
Sin embargo, sí que decía admitir "perfectamente" alianzas post-electorales, "puntuales o no, según temas". Y aunque reconocía no coincidir en este punto con otros miembros de la dirección de UPyD ni muchos militantes, insistía en la necesidad de debatir y analizar el asunto "con rigor y profesionalidad política".
"Quede claro: no propugno una alianza pre-electoral con C's en este momento, a nivel personal no la veo, pero la situación social requiere debatir el tema serenamente y elevar el debate por encima de adhesiones inquebrantables, rasgados de vestiduras y ataques de apoplejía", decía tras la polémica abierta por el artículo de Sosa Wagner pidiendo un pacto.