Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD replica a Torres Dulce que después del "papelón" de la Fiscalía no hay quien se crea su apoyo al juez

El portavoz adjunto de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en el Congreso, Carlos Martínez Gorriarán, ha replicado este jueves al fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, que después del "papelón" que viene haciendo el Ministerio Público en el 'caso Nóos', sus palabras de apoyo al juez instructor, José Castro, "no tienen ninguna credibilidad".
Martínez Gorriarán comentaba así, en declaraciones a Europa Press, las manifestaciones realizadas por Torres Dulce, asegurando que Castro "nunca va a estar solo, por lo menos desde el punto de vista de la Fiscalía" y que, pese a las "discrepancias" que puedan surgir, el instructor "tendrá siempre lógicamente el apoyo de quien defiende la legalidad, que es la Fiscalía".
"El fiscal se ha mostrado muy beligerante con el juez, así que lo que dice Torres Dulce resulta muy difícil de creer para cualquiera con sentido común", ha comentado el 'número dos' de la formación magenta.
LO QUE DECIDA EL JUEZ
Por otra parte, Martínez Gorriarán considera "lógico y normal" que la Policía haya recomendado que la infanta Cristina llegue en coche hasta los Juzgados de Palma cuando acuda a declarar el próximo 8 de febrero. "Es una personalidad del Estado cuya seguridad corresponde a la Policía", ha señalado.
Tampoco ha puesto reparos a la decisión del juez Castro de que la declaración como imputada de la hija menor del Rey se grabe sólo en audio y no en vídeo. A su juicio, si el instructor considera que así se preserva la "neutralidad de la instrucción", así hay que asumirlo.
Para Martínez Gorriarán, lo importante en este asunto "no es la imagen, sino el texto", es decir, lo que diga la infanta, por mucho que para algunos pueda resultar "morboso" ver a un miembro de la Familia Real prestando declaración ante un juez.