Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD cree que la democracia vive su peor crisis desde el 23F por la corrupción y el Gobierno replica que ya toma medidas

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha defendido este miércoles que el sistema democrático se encuentra ante "la peor crisis" desde el 23 de febrero de 1981 y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha replicado que el Gobierno ya está tomando medidas para atajar esa lacra. "Eso no es sólo predicar, sino dar trigo, es decir, tomar medidas que realmente incidan en el corazón de la corrupción", ha dicho.
Durante la sesión de control en el Congreso, la diputada de UPyD Irene Lozano ha comenzado criticando que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que la formación magenta dirigió inicialmente la pregunta, haya dejado en manos del titular de Interior y se ha preguntado ello se debía a que el Ejecutivo está preparando un plan para ampliar las cárceles o a "la alarma social" que los casos de corrupción están causando.
Dicho esto, ha lamentado que el país se encuentre ante "la peor crisis del sistema democrático desde el 23-F" y que "lo único" que piensa hacer el Gobierno es pedir perdón por los casos que le afectan."¿Qué es lo que tenemos que perdonar?, ¿Que el Gobierno no se enterara, que no hiciera nada, que el presidente se dedicara a mandar mensajes a Luis Bárcenas o que conociera los desmanes de la familia Pujol y no actuara?, se ha preguntado.
LOS CIUDADANOS YA NO CREEN AL PP
Frente a esto, Fernández Díaz ha presumido de los pasos que está dando el Gobierno frente a la corrupción. En concreto, ha recordado que en el primer Consejo de Ministros se aprobó la reforma de la Ley de Financiación de Partidos para reducir subvenciones o incrementar el control y la transparencia de las cuentas de los partidos, y ha destacado que en estos momentos se está tramitando en el Congreso dos proyectos de ley para reformar la actividad económica y financiera de las formaciones políticas con unas medidas "de interés para todos, incluido UPyD".
En su réplica, y tras dejar claro que el partido que lidera Rosa Díez es "el único" del Congreso que no cuenta con sospechosos de corrupción, la diputada magenta ha subrayado que los ciudadanos ya no creen al Gobierno y ha apuntado que cada vez que salen llorando "lágrimas de cocodrilo" por los casos de corrupción que les salpican "lo que consiguen es que un ciudadano más desconfíe" del PP.
Lozano considera que ha llegado el momento de que el Gobierno y el PP diga "la verdad", que pasa por reconocer que la corrupción es "sistemática" y está instalada "en el corazón de los partidos", puesto que, ha destacado, han sido las cúpulas nacionales y provinciales las que han diseñado la tramas para delinquir que se están conociendo ahora.
"La corrupción se organizó y diseñó desde las sedes de los partidos para financiarse ilegalmente, para pagar sobresueldos, para el lucro personal de determinados dirigentes o para tener cuentas en Suiza o Andorra, y todo eso no se solucionada pidiendo perdón sino tomando medidas radicales y con carácter inmediato", ha manifestado Lozano, quien ha querido dejar claro que el Parlamento "no es un confesionario". "Dejen los perdones para el domingo y dedíquense a traer leyes", ha exhortado a los 'populares'.
EL ESTADO DE DERECHO ESTÁ FUNCIONANDO
Frente a esto, el ministro del Interior ha subrayado que si se están concoiendo los "terribles" casos de corrupción es porque el Estado de Derecho está "funcionando", esto es, están funcionando la Policía y la Guardia Civil, los jueces y los fiscales, la Intervención General del Estado y la Agencia Tributaria". De lo contrario, ha apostillado, esas corruptelas serían "mayores" y, además, no serían ni perseguidas ni conocidas.
Dicho esto, Fernández Díaz ha afirmado que de la misma manera que "todos" deberían "poner más" de su parte para acabar con esta lacra, al Gobierno le corresponde "más iniciativa". En esa línea, ha dicho, van los dos proyectos de ley que están en el Congreso y que van a modificar la Ley de Financiación de Partidos, la Ley reguladora del Tribunal de Cuentas o la Ley de Partidos propiamente dicha.
Las medidas que recogen dichos proyectos persiguen prohibir las condonaciones de los créditos concedidos a los partidos por parte de las entidades financieras, así como las donaciones por parte de las personas jurídicas. "Eso no es sólo predicar, sino dar trigo, es decir, tomar medidas que realmente incidan en el corazón de la corrupción", ha concluido.