Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urdangarin- La Infanta y su marido se sientan de nuevo en el banquillo

La Infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin han llegado este martes a las 8.50 horas a la sede de la Escuela Balear de Administración Pública (EBAP), donde a las 09.15 horas se ha reanudado, puntual, el juicio del caso Nóos, y en cuya segunda jornada la hermana del Rey Felipe VI se vuelve a sentar en el banquillo de los acusados.
Ambos, que han dedicado un "buenos días" a los numerosos periodistas que se encontraban frente a la sede de la EBAP, ubicada en el Polígono Son Rossinyol de Palma, han accedido juntos a las dependencias donde tiene lugar el juicio.
Previamente, han llegado sus respectivos letrados, tanto de la Infanta, como el abogado de su marido, Mario Pascual Vives, quien también ha saludado con un "buenos días" a los medios congregados a las puertas de la sede para captar las imágenes de la entrada de los acusados a la vista.
El dispositivo de seguridad es el mismo que en pasado primera jornada del macrojuicio. Los agentes han registrado los bolsos y material gráfico de los reporteros gráficos que han sido convocados a las 7:15 horas a las puertas de la sede de la EBAP.
De forma escalonada, han ido llegando hasta la sede donde se celebra el juicio los principales acusados. Uno de los primeros en hacerlo ha sido el expresidente de Baleares, Jaume Matas, que iba acompañado de su abogado José Zaforteza.
Poco después, hacían aparición el exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, su esposa, Ana Tejeiro, y su abogado Manuel González Peeters, que han accedido a las dependencias donde se celebra la vista oral, sin hacer declaraciones.
40 MINUTOS MÁS TARDE QUE EN LA PRIMERA SESIÓN
La Infanta Cristina y su esposo han llegado a bordo de un vehículo oscuro, pero en esta ocasión no han sido los primeros encausados en llegar, tal y como sí ocurrió el 11 de enero, cuando se celebró la primera sesión del juicio.
Al igual que en aquel momento, la Infanta y Urdangarin tampoco han ido cogidos de la mano, ni han hecho declaraciones a la multitud de periodistas que se encontraban congregados.
La Infanta, ligeramente maquillada y vestida de oscuro, portaba un bolso cruzado, y ha coincidido en el color de los botines con la anterior ocasión; el marrón. Urdangarin llevaba traje oscuro, camisa azul y zapato mocasín.
LA ABOGADA DE MANOS LIMPIAS, ÚNICA EN HACER DECLARACIONES
Casi a la par que la Infanta y su marido, ha acudido la abogada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, quien ha sido la única en realizar una valoración de la sesión.
Negrete ha remarcado que hoy era un día importante para los españoles, la Justicia y para la acción popular y ha se ha mostrado convencida de que las declaraciones de los encausados "servirán para conocer los detalles de la trama".
La vista se ha reanudado este martes con la hermana del Rey en el banquillo, que cuenta con seis abogados que se turnarán en su defensa a lo largo del juicio que se prolongará, si se cumplen los plazos, hasta junio.
De acuerdo con el calendario establecido, este martes han arrancado las declaraciones de los acusados, 17 en total, --tras ser absuelto el excontable del Instituto Nóos, Miguel Tejeiro--, y el primero en declarar está siendo el exdirector general de Deportes del gobierno balear José Luis 'Pepote' Ballester, mientras que la Infanta será la última en hacerlo.