Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uribe intenta convencer a canadienses sobre la necesidad de un acuerdo comercial

Imagen de este miércoles del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, durante el discurso que pronunció en el Foro Económico Internacional de las Américas en Montreal (Canadá). EFEtelecinco.es
El presidente colombiano, Álvaro Uribe, intentó hoy convencer al mundo político canadiense de que la situación económica y de derechos humanos en Colombia ha cambiado y que Canadá debería aprobar el tratado de libre comercio entre los dos países.
Uribe lanzó una apasionada defensa de sus políticas y del libre comercio durante una intervención esta mañana en el Foro Económico Internacional de las Américas que se celebra en Montreal.
Por la tarde, tenía previsto hacerlo en Ottawa durante una reunión con el primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper.
En Montreal, se dirigió a más de un centenar de empresarios y representantes de algunas de las principales compañías canadienses y les aseguró que su "Gobierno trabaja para conseguir un objetivo muy importante, obtener confianza, confianza en Colombia".
El mandatario también encaró el problema de imagen internacional de su país y afirmó que en materia de seguridad había avanzado aunque reconoció que debe "hacer mucho más".
En presencia de la comisaria europea para Comercio, Catherine Ashton, y el ministro canadiense de Comercio Internacional, Stockwell Day, Uribe dijo que la situación política y económica de Colombia había mejorado en los últimos años y que el país estaba interesado en atraer la inversión extranjera.
Tanto Day como Ashton expresaron su interés en implementar acuerdos de libre comercio con Colombia.
El Gobierno de Harper ha firmado un acuerdo de libre comercio con el país suramericano, pero el partido en el Gobierno ha tenido que paralizar su tramitación en el Legislativo, donde el oficialismo carece de mayoría, ante las dudas sobre si tendrá suficiente apoyo entre los diputados como para garantizar su aprobación.
El socialdemócrata Partido de los Nuevos Demócratas (NDP por sus siglas en inglés) y el soberanista Bloque Quebequés (BQ) han expresado su rechazo frontal al acuerdo por entender que el presidente Uribe no ha hecho suficiente para mejorar la situación democrática y de derechos humanos en su país.
El Partido Liberal, el principal de la oposición, está dividido y el presidente colombiano tenía previsto reunirse con su líder, Michael Ignatieff, y sus diputados en Ottawa para ganar apoyos.
Durante una rueda de prensa posterior a su discurso en la Conferencia de Montreal, el gobernante defendió su actuación en materia de derechos humanos y negó que pueda ser una razón para bloquear el tratado.
"Ahí están los resultados. Colombia tenía 4.000 secuestros al año. El año pasado tuvo 197 y este año hay otra reducción muy importante. Colombia tenía 35.000 asesinatos al año. Todavía son muchos, pero el año pasado fueron 17.000", argumentó.
"Hemos desmantelado los paramilitares. Uno de los propósitos que tenían era el asesinato de trabajadores. Trabajamos todos los días para superar la impunidad", añadió.
"Este Gobierno periódicamente sale a la televisión a permitir que los ciudadanos llamen a las fuerzas militares, al Ministro de Defensa, al Presidente de la República, a presentar cualquier reclamo en materia de derechos humanos", terminó.
Pero las cifras de Uribe no han convencido a todos en Canadá.
El sindicato Congreso del Trabajo de Canadá (CTC) convocó hoy una manifestación en Ottawa junto con organizaciones de defensa de derechos humanos y grupos religiosos y cívicos para protestar contra la visita del presidente colombiano.
"Colombia tiene un historial brutal en materia de derechos humanos y la mayor tasa de asesinatos de sindicalistas del mundo", afirmó el secretario de CTC, Hassan Yussuff.
"Uribe está aquí para encubrir las atrocidades de su régimen y convencer a los canadienses de que adopten su tratado de libre comercio. Decimos que no mientras no estemos seguro de que este acuerdo no empeorará la situación", concluyó.