Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkijo cree que Gobierno vasco no tiene a las víctimas del terrorismo entre sus "cuestiones importantes"

El exasesor de víctimas del Gobierno vasco Txema Urkijo ha acusado al secretario de Paz y Convivencia, Jonan Fernández, de querer "controlarlo todo", motivo por el que "cortocircuitó todo contacto con el lehendakari". Asimismo, ha subrayado que las víctimas no se encuentran entre las "cuestiones importantes" del Ejecutivo vasco en el "proceso del final del terrorismo".
En una entrevista concedida a El Correo, recogida por Europa Press, Urkijo incide en que Iñigo Urkullu "confiaba en mi manera de ver las cosas y en mi manera de trabajar", pero cree que su cese ha sido consecuencia de que el lehendakari ha tenido que "priorizar y elegir".
Por lo que respecta a sus sustitutos, Enrique Ullibarriarana y Aintzane Ezenarro, les desea "la mejor de las suertes", aunque de la exmiembro de Aralar prefiere no opinar.
Tras indicar que la manera de concebir el trabajo de Jonan Fernández es "la jerarquía", le acusa a éste de "cortocircuitar todo contacto con el lehendakari" y de sufrir una "inflexibilidad y rigidez metodológica que le conducen a tener muy poca cintura política". "Su intención era controlarlo todo", añade.
En este contexto, se muestra convencido del "compromiso de Iñigo Urkullu" con las víctimas, aunque cree que en cuestiones como el memorial de Víctimas el Ejecutivo vasco tiene "un desinterés absoluto".
"Afirmo el compromiso del lehendakari con todas las víctimas de la violencia política. Ahora bien, creo que debe demostrarse y esa es la tarea pendiente", señala.
Asimismo, cree que en el proceso del final del terrorismo el Gobierno vasco tiene tres "cuestiones importantes" encima de la mesa: el desarme, la disolución de ETA y sus presos. "El problema de las víctimas no forma parte de ese engranaje, no hay urgencia inmediata", lamenta, para añadir que "no es que no importe, sino que es más fácil dejarlo por ahora de lado porque no es un objetivo inmediato".
En este sentido, Urkijo defiende, por contra, que las víctimas del terrorismo deberían "impregnarlo todo", pero "no forman parte de ese proceso".