Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu pide a Arcelor Mittal "pasos" para que la planta de Zumarraga, en alianza con Bergara, sea "competitiva"

Espera que en abril haya "una solución" para poner en marcha las ayudas al contrato de relevo
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha pedido a Arcelor Mittal que "dé pasos" para que la planta de Zumarraga, en alianza con la de Bergara, sea "una planta competitiva" porque "es posible", a la vez que ha advertido de que el plan presentado para Arcelor Zumarraga "no es para gestionarlo el Gobierno" porque no les corresponde.
En una entrevista concedida a Radio Popular, recogida por Europa Press, Urkullu se ha referido al plan diseñado por el Gobierno vasco como alternativa al cese parcial de actividad de la planta y que apuesta por el desarrollo de nuevos productos y mercados.
El lehendakari ha dicho que este plan es fruto de "la reflexión que la propia empresa venía haciendo" y, en ese sentido, ha explicado que el Gobierno vasco plantea que "la propia empresa dé pasos también de cara a que la planta de Zumarraga, en alianza con la de Bergara, sea una planta competitiva, diversificando productos y apostando por un producto de valor añadido, además de por la especialización y diversificación en otros productos, en planes de tecnologización y de inversión en maquinaria y en programas de eficiencia energética y medioambientales". "Yo creo que es posible y que es posible hacerlo de la mano de la propia empresa", ha asegurado.
En cuanto al plan presentado este martes, Urkullu ha destacado que es "un plan abierto para recibir aportaciones tanto por los sindicatos como por parte de la propia empresa". "No es un plan del Gobierno para gestionarlo el Gobierno, porque no es lo que nos corresponde", ha remarcado, para insistir en que es "un plan ofrecido para una gestión compartida con la empresa, como tenemos muchas iniciativas del Gobierno vasco y de otras administraciones como las diputaciones forales".
En este caso, ha precisado, se trata de "un plan especial" para un sector como el acuerdo que "se está viendo especialmente castigado por la crisis del sector siderúrgico".
Urkullu ha señalado que la planta de Arcelor Zumarraga, dedicada a la producción de un único producto, el alambrón destinado a la construcción civil, se está viendo afectada por la crisis que sufre el sector siderúrgico por "la caída de los precios del petróleo que provoca falta de inversiones y caídas de mercados", pero también por la caída del mercado español de la construcción, además de "encontrarse con la competencia de China".
Por ello, ha recordado que desde el Gobierno vasco están reclamando "políticas antidumping" y están impulsando "medidas que minimicen el coste energético de las grandes empresas consumidoras de energía eléctrica, como puede ser una planta de aceros, no solamente la de Zumarraga".
"Estamos planteando medidas de reducción del coste energético, estamos hablando del peaje eléctrico, de la ininterrumpibilidad, de bonificaciones fiscales para las grandes empresas consumidores de energía electrica, y todo eso lo estamos planteando desde el Gobierno vasco para todas las plantas", ha remarcado.
PLANES "PERSONALIZADOS"
Preguntado si no teme que, a partir da hora, otras empresas en situación de crisis "llamen a la puerta" del Gobierno vasco pidiendo "un plan personalizado", el lehendakari ha asegurado que "son muchas las empresas que recurren al Gobierno vasco y a todas atendemos desde un principio de realismo basado en lo que es el fenómeno de la globalización, la competitividad de las empresas y lo que pueda ser la apuesta por esa competitividad en las empresas vascas, sean del tamaño que sean".
Asimismo, ha remarcado que las situaciones de empresas en crisis "se atienden desde el planteamiento claro de que no es la Administración pública la que tiene que hacerse titular de la empresa privada, pero sí es desde la Administración pública desde donde hacemos todos los esfuerzos para que, de la mano con la titularidad privada de la empresa, podamos poner sobre la mesa todos aquellos elementos que nos lleven a pensar con suficiente garantía que puede ser una planta productiva competitiva en el mundo".
Por otro lado, ha asegurado que "por muchas críticas que se hagan a la Administración pública de haber dejado que empresas ubicadas aquí no invirtieran, no es cierto".
Urkullu ha querido transmitir un "mensaje de esperanza e ilusión porque estamos en un periodo de reactivación económica y de crecimiento económico, a pesar de las incógnitas y de las incertidumbres que existen".
"Hay que analizar sector a sector y es necesario subrayar que el 90% del tejido económico productivo en Euskadi es pequeña y media empresa", ha indicado, para destacar el "esfuerzo y sacrificio que han hecho los empresarios durante este periodo de crisis para mantener a flote las empresas".
Según ha asegurado, "eso, más pronto que tarde, servirá para generar empleo, y es gracias al esfuerzo de los empresarios, de lo que es una cultura emprendedora que existe en Euskadi".
Asimismo, ha asegurado que hay "un compromiso vinculado también a grandes empresas vascas que están en el mundo de diferentes sectores". "También en el sector siderúrgico hay altos directivos ejecutivos que ante situaciones de crisis de sus propias empresas están apostando por la continuidad de las empresas", ha añadido.
CONTRATO DE RELEVO
Por otra parte, Iñigo Urkullu se ha referido a la situación en Lanbide y, en concreto, ha precisado que esperan que en el mes de abril ya haya "una solución" para poner en marcha las ayudas al contrato de relevo en las empresa, una iniciativa pactada en la mesa de diálogo social.
Urkullu ha señalado que aspira como lehendakari a "dejar las cosas lo suficientemente ordenadas" al final de la legislatura. "Cuando digo dejar las cosas lo suficientemente ordenadas quiere decir que quizás no han estado debidamente ordenadas, ha indicado.
Urkullu ha precisado que, en el caso de Lanbide, todavía en 2015 se estaba procediendo a la Relación de Puestos de Trabajo de 900 empleados y hubo que "ordenar la asunción de unas políticas activas de empleo con diferentes servicios". Según ha manifestado, también se ha intentado ordenar "lo que era la estructura de los servicios en las oficinas de Lanbide".
"A partir de ahí la gestión de Lanbide es una gestión que está siendo mejorada de manera permanentemente de manera continuada, sí con muchas deficiencias de inicio, de origen", ha añadido.
Urkullu ha indicado que el consejero de Empleo, Ángel Toña, comparecerá, a petición propia, en el Parlamento para explicar la evolución que ha tenido Lanbide, "que hay que mejorar, sí, evidentemente. "Y en eso estamos", ha añadido.
En concreto, ha señalado que también están trabajando en la gestión de las ayudas a los contratos de relevo, un tema acordado en la mesa de diálogo social, foro que ha abandonado CC.OO. hasta que "se ejecuten" los acuerdos adaptados. En este sentido, ha indicado que espera que en el mes de abril "tenga ya una solución".
"Espero que lleguemos a final de la legislatura con una identificación clara de cuáles son han sido los déficits que hemos tenido que gestionar en cuanto a las ayudas, al fraude en las ayudas que se están corrigiendo o la gestión del propio Lanbide", ha indicado Urkullu, que confía en, al final de la legislatura, todo ello esté "suficientemente ordenado".
Urkullu ha reconocido que es un "proceso lento, complejo" y los beneficiarios de los servicios que se prestan "quisieran que fuera más rápido de lo que es pero son las circunstancias que nos afectan a la gestión interna de la legislatura".