Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu dice que un acuerdo entre el PP y el PSE supondrá un golpe institucional

El presidente de la ejecutiva del PNV, Iñigo Urkullu, ha afirmado en Bilbao que un acuerdo entre el PP y el PSE para "sacar" del Gobierno Vasco "a la fuerza más votada" supondrá un "golpe institucional" fruto de un "modelo de Estado" pactado entre las dos formaciones.
En una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por los presidentes del PNV de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, Urkullu ha dicho que esta semana y la próxima celebrarán reuniones con el resto de partidos para buscar un "acuerdo de amplia base" que proporcione estabilidad a las instituciones vascas.
Urkullu ha respondido al PSE, que le pidió este martes que arrimara el hombro para apoyar un gobierno liderado por Patxi López, que su partido "siempre" lo hace "porque siempre ha estado por construir" y, como ejemplo, ha recordado que el PNV ha "respaldado los Presupuestos Generales del Estado".
Pero, ha añadido, es el PNV el que pide "a los demás que arrimen el hombro desde la legitimidad de ser el partido más votado" en las elecciones vascas del pasado domingo, circunstancia que, a su juicio, "no pueden obviar otros" para "dar un golpe institucional".
Urkullu ha abogado por "un acuerdo de amplia base que permita fortalecer las instituciones vascas" para afrontar las consecuencias de la crisis económica y profundizar en el autogobierno.
Con ese objetivo ha propuesto "instaurar una nueva cultura política basada en el diálogo y la cooperación entre diferentes para alcanzar un sólido común denominador que permita impulsar desde las instituciones" medidas para avanzar en el desarrollo económico, y ha pedido "no caer en la tentación de abonar el terreno de la política de frentes".
Ha opinado que "sería irresponsable" someter a las instituciones vascas a la "inestabilidad o a experimentos que puedan valer para llegar a Ajuria Enea, pero que luego indefectiblemente llevarán a gobernar Euskadi desde el frentismo o, si no, a la parálisis de nuestro sistema institucional".
Según Urkullu, transmitir ahora que el PNV gobierna en la Diputación de Álava o en Guipúzcoa sin haber sido la fuerza más votada "es una mentira en sí misma" porque los nacionalistas "dejaron al PSE que negociara para llegar a los acuerdos pertinentes con otras formaciones y no los alcanzaron, pero no por una maniobra del PNV sino por su incapacidad para llegar a acuerdos".
La respuesta del PP

En respuesta, el eurodiputado del PP y ex presidente de los populares vascos, Carlos Iturgáiz, ha asegurado que el discurso lanzado por el PNV queda "invalidado" por su propia actuación, ya que los nacionalistas están presidiendo la Diputación de Álava, aunque fueron la tercera fuerza política en las elecciones.

Al tiempo, Iturgáiz ha pedido al PNV que "deje de hacer el ridículo con sus declaraciones" y que "acepte la derrota y lo que ha dicho la mayoría de la sociedad vasca, que no quiere más nacionalismo en el Gobierno vasco".

Por último, ha insistido en que el PP apoyará y facilitará el cambio y ha añadido que "todos los vascos saben que el PP cumple con su palabra". RSO