Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu asegura que se reunirá con Rajoy de forma "discreta" antes del 8 de marzo

Afirma que es el propio presidente quien debe aclarar si está "condicionado" o no por las demandas de las víctimas de ETA
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que su reunión con el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, se celebrará "más pronto que tarde" y que será antes del 8 de marzo. Además, ha afirmado que el encuentro --en el que ambos dirigentes debatirán sobre la forma de afrontar el final del terrorismo, entre otras cuestiones-- será "discreto", ya que de esta forma es más fácil que las reuniones sean "efectivas".
Urkullu, que ha comparecido este martes ante los medios de comunicación en Vitoria para presentar un plan de empleo y de reactivación económica, ha rechazado "polemizar" en torno a la fecha de su proyectado encuentro con Rajoy.
El presidente del Gobierno autonómico se ha mostrado "seguro" de que la cita se producirá "más pronto que tarde", y que será "antes" del 8 de marzo, fecha en la que el PP vasco celebrará un congreso extraordinario. La reunión, tal y como ha adelantado, tendrá un carácter "discreto", ya que, a su juicio, así es más fácil que este tipo de encuentros sean "efectivos".
VÍCTIMAS
El lehendakari, que ha precisado que el encuentro aún no se ha celebrado, se ha referido a la posibilidad de que las demandas de algunos colectivos de víctimas sobre cuestiones como la política penitenciaria que se aplica a los presos de ETA puedan "interferir" en la reunión y en las peticiones que prevé plantear al presidente. El Gobierno autonómico ya ha anunciado que reiterará a Rajoy su propuesta para acabar con la dispersión de los reclusos de la organización terrorista.
Urkullu ha afirmado que, en su caso, será el propio Rajoy quien deberá aclara si las posiciones de determinadas asociaciones de víctimas "condicionan" o no su modo de actuar.
El presidente del Ejecutivo autonómico ha expresado su "máximo respeto" a las víctimas, sobre las que ha afirmado que les corresponde el "ámbito" de "la memoria, la verdad y la justicia". No obstante, ha subrayado que a la hora de afrontar la construcción de "un tiempo futuro", es necesario "interpretar" el momento actual, y que aunque la búsqueda de la convivencia debe basarse en "la memoria y la justicia", esta es una tarea que "trasciende" a ese campo y que también debe atender a "otros ámbitos".