Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno no adoptará cambios en su política antiterrorista ni penitenciaria

El presidente del Gobierno y el presidente del PNV en Moncloatelecinco.es

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha garantizado que el Gobierno no adoptará ninguna iniciativa que suponga cambios en política antiterrorista ni penitenciaria por lealtad con el próximo Ejecutivo y el próximo Parlamento, según ha señalado en la rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión que han mantenido el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PNV, Íñigo Urkullu. Por su parte, Urkullu ha dicho que considera que el jefe del Ejecutivo "comparte el análisis del PNV" de que una vez que ETA ha decretado el cese definitivo de las acciones armadas se abre "un nuevo tiempo", y que eso incluye que "hay que ir superando" las medidas que se adoptaron con "carácter de excepcionalidad".

Después de que Urkullu haya pedido medidas humanitarias inmediatas para los presos etarras enfermos, Ramón Jáuregui ha replicado que el Gobierno ya viene procurándoles tratamiento en hospitales o en sus domicilios, según los casos. El ministro ha dicho desconocer si puede haber un pronunciamiento inminente de presos de ETA en la línea de pedir perdón a las víctimas pero, en todo caso, ha considerado que para todo es necesario "un poco más de tiempo".
"Yo tengo la impresión de que necesitamos un poquito más de tiempo para asentar un poco las cosas. Dejemos que las cosas vayan fluyendo, que la sociedad vasca y la española se impregnen de paz y de libertad, que vivamos la libertad y que los acontecimientos vayan dando oportunidad, contexto y explicación a otras actuaciones que sólo el nuevo Gobierno y el nuevo Parlamento deben afrontar", ha expuesto.
El ministro ha enmarcado el encuentro de ambos políticos en un deseo de Zapatero de reunirse y hacer balance con las formaciones que le han dado apoyo parlamentario, así que ha adelantado que también se verá con el presidente canario y líder de CC, Paulino Rivero. Además, para analizar la nueva situación en el País Vasco Zapatero recibirá próximamente al lehendakari, Patxi López.
Jáuregui ha dejado claro que no está prevista ninguna reunión entre el presidente y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, pero ha asegurado que Zapatero mantiene contactos y conversaciones tanto con Rajoy como con el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre todos los asuntos que comprometen el futuro de España y su gobernación.
El titular de Presidencia ha comparecido en Moncloa después de que lo hiciera el líder nacionalista, para dejar claro que, " a 20 días de las elecciones", al Gobierno de Zapatero no le corresponde actuar, sino que debe mantener una "posición de reserva" por "respeto institucional" al próximo Gobierno. Ese "respeto institucional" rige también para los tribunales, de manera que ha pedido "evitar especulaciones sobre qué se hace con tal o cual sentencia".
En un momento en que el PNV reclama la revisión de la doctrina Parot -que hace que los beneficios penitenciarios que obtengan los presos etarras se apliquen a la totalidad de sus condenas y no al tiempo máximo de prision, 30 años- y critica la encarcelación líder de Batasuna Arnaldo Otegi, Jáuregui ha recalcado que los tribunales tienen que "actuar con absoluta independencia" y que "no va a haber ninguna iniciativa por parte del Gobierno en estas materias".
Íñigo Urkullu, por su parte, ha defendido especialmente la derogación de la Ley de Partidos, la flexibilización de la política penitenciaria y la revisión de la legislación penal excepcional, en rueda de prensa después de la reunión.
No obstante, el líder nacionalista no ha querido dar detalle de las respuestas que le ha dado el presidente a sus peticiones. Sin embargo, ha dejado claro que ha visto a Zapatero "muy satisfecho" con la situación actual.
Además, sobre la flexibilización de la política penitenciaria para los presos de ETA, ha reconocido que no es algo que haya que hacer "a la carrera" antes de las próximas elecciones, pero sí ha pedido a Zapatero que, antes de dejar la Moncloa, se plantee al menos la situación de los presos etarras "en situación de enfermedad".