Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu defendería un plan soberanista en el Congreso aprobado por el Parlamento vasco y se abre a pactar con cualquiera

"Basamos la posible relación con otras formaciones políticas en cuanto a que podamos compartir suelos éticos y democráticos", afirma
El candidato del PNV a lehendakari, Íñigo Urkullo, ha adelantado este viernes que defendería un plan soberanista en el Congreso si el Parlamento vasco lo aprueba previamente y ha señalado que aboga por un nuevo estatus político para el País Vasco.
En declaraciones a ABC Punto Radio, recogidas por Europa Press, ha recordado que antes de ser elegido aspirante a lehendakari ya apostó por hacer una reflexión sobre el cumplimiento o no del Estatuto de autonomía, "aprobado por referéndum de la sociedad vasca hace 30 años e incumplido hasta la fecha".
Tras señalar que las circunstancias sociales, políticas e institucionales han cambiado, ha indicado que la crisis está conduciendo a la dilución de lo que es la soberanía de los estados. "También afecta al estado español en una redefinición del modelo de Estado", ha precisado.
Por ello, ha dicho que le preocupa cuál es la consideración que se tenga para las comunidades históricas como Euskadi, Navarra o Cataluña, razón por la que aboga por un nuevo estatus político para ellas.
"Lo he planteado en aras a un consenso entre las formaciones políticas. Si esto se lleva al Parlamento vasco y allí hay un acuerdo, evidentemente me corresponderá defenderlo en las Cortes generales del Estado", ha explicado.
El líder del PNV ha avanzado que de cara a estos próximos cuatro años tiene textos aprobados en la Asamblea general del partido entre los que destaca 'Euskadi nación europea'. "Queremos que Euskadi tiene que ser una nación en Europa, puede ser una nación sin Estado", ha manifestado.
En este sentido, defiende una representación del País Vasco en las instituciones europeas en aquellos ámbitos que le corresponden, así como trabajar esta fórmula "desde un estatus que supere el concepto del estatuto de autonomía de Guernika hasta este momento".
Por otra parte, también ha dicho que quiere trabajar con la Comunidad foral de Navarra y con los territorios vascos del sur del estado francés, algo que les lleva a buscar formas de arquitectura institucional "que no necesariamente pasan en los próximos cuatro años por un planteamiento simplista de independencia sí o no".
NO DESCARTA PACTOS
Urkullu ha asegurado que su formación no descarta pactar con PP, PSOE o Bildu para formar gobierno tras las elecciones del 21 de octubre. "No cerramos las puertas a nada", ha agregado, pese a que ha dicho que no contempla que Bildu gane las elecciones.
Ha manifestado que el PNV se mueve por el principio ético y por el democrático. "Basamos la posible relación con otras formaciones políticas en cuanto a que podamos compartir suelos éticos y democráticos", ha dicho.
En este sentido, y preguntado por si pactaría con el PP, ha afirmado que "uno no puede olvidar" que el presidente de los populares, Antonio Basagoiti, rechazó hace un mes la posibilidad de ser el apoyo del PNV.
"Hoy dice lo contrario. Prefiero no entrar en estos juegos hasta después del 21 de octubre, particularmente con el PP que últimamente nos ha acusado de aprovecharnos de la liquidación que ha practicado ETA", ha añadido.
No obstante, ha precisado que esperarán a ver los resultados de los comicios y la confrontación de programas. En cualquier caso, ha indicado que el PNV aspira en la próxima legislatura a alcanzar "grandes consensos en temas vertebradores de la vida vasca".
Urkullu ha manifestado que aún no se ve como lehendakari, sino como candidato, y ha recordado que en Euskadi es "difícil por no decir imposible" obtener la mayoría absoluta debido a la "profusión de formaciones políticas" que, pese a todo, "se va resumiendo y concentrando"
REFORMA ELECTORAL
Sobre la reforma del censo electoral para que puedan votar los vascos exiliados, el líder del PNV ha apuntado que ésta no es una cuestión que afecte a la gobernabilidad de las instituciones vascas, y ha recordado que su partido se ha planteado la voluntad de trabajar por un plan de retorno para quienes lo precisen.
"Creo que es mucho más integral que el mero hecho de jugar con la imagen de un voto para los desplazados. Estamos dispuestos a hablar con el PP y con el PSOE, como lo hemos hecho con otras formaciones políticas que han formado parte de la ponencia de Paz y Convivencia en el Parlamento vasco", ha resaltado.
A su juicio, el censo ha sido tergiversado, porque si bien ha reconocido que ha habido personas y empresas que han tenido que desplazarse a causa de las amenazas, ha matizado que todo esto hay que "analizarlo con rigor y prudencia". Entiende que no se puede plantear la reforma del censo de manera "improvisada y sin rigor".
"Esto se ha hecho mal, deprisa y corriendo, responde a un propósito del año 2006 ya con un planteamiento por parte del foro de Ermua y creo que no se corresponde con la realidad", ha apuntado, a la vez que ha negado que su oposición se deba a que no les beneficia electoralmente.
Urkullu ha manifestado que esta es una cuestión "sensible" de memoria, de resarcimiento del sufrimiento de las víctimas, aspectos que el PNV ha llevado "con absoluto rigor". Ha señalado que ha participado en todas las leyes de víctimas tanto a nivel nacional como regional.
"Todo lo hemos pretendido hacer de la manera más consensuada posible. Lo que molesta al PNV es que se planteen estas iniciativas y que luego cocinadas y vendidas a los medios de comunicación se plantee la disposición a hablar con otras formaciones políticas como es el caso del PNV. Pues empecemos al revés", ha criticado.