Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu propone, tras ser proclamado candidato a lehendakari, un pacto político fruto de la decisión de los vascos

Apuesta por el diálogo y el acuerdo y destaca la necesidad de aumentar y proteger el autogobierno frente a los "ataques"
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha propuesto este sábado, tras su proclamación como candidato a la reelección, un pacto que garantice el "respeto" a las decisiones que adopten los vascos sobre su futuro político. Urkullu, que ha reafirmado su compromiso con las vías legales para avanzar hacia el reconocimiento de la "nación vasca", ha defendido la necesidad de incrementar y proteger el autogobierno frente a los "ataques" del Ejecutivo central.
Urkullu ha realizado estas manifestaciones en el Palacio Europa de Vitoria, donde se han dado cita este sábado alrededor de 1.200 personas, que han ovacionado, tanto al lehendakari como al presidente del EBB del PNV, Andonio Ortuzar, cuando ambos dirigentes han aparecido en el recinto tras celebrarse la Asamblea nacional.
En esa asamblea, se ha designado por unanimidad a Iñigo Urkullu como candidato a lehendakari en las próximas elecciones autonómicas vascas y, por su parte, Bakartxo Tejería, que Ortuzar ha desvelado que está "esperando mellizos", ha sido elegida como candidata del partido a presidenta de la Cámara Vasca. También se ha aprobado por unanimidad el resto de integrantes de las listas para las elecciones autonómicas de otoño y se han ratificado las listas jeltzales para las elecciones generales de junio.
En su discurso, Urkullu ha reivindicado el "modelo propio" y la "seriedad" en la gestión existente en las instituciones de Euskadi frente al "espectáculo" en el que, según ha dicho, se ha convertido la política española.
El lehendakari asume el reto de las elecciones autonómicas del próximo otoño con el reto de consolidar la "cohesión" y la "calidad de vida" en Euskadi, y lograr que ésta "encuentre su espacio en el mundo" preservando "su patrimonio, instituciones, identidad y cultura". Otra de las prioridades, según ha indicado, es la de garantizar el crecimiento y "generar oportunidades de empleo de calidad".
"MÁS BIENESTAR"
El autogobierno, según ha dicho, es clave para que, a partir de su "modelo propio de gestión", Euskadi pueda seguir avanzando en esa dirección. "Más autogobierno es más bienestar, más futuro, más Euskadi", ha manifestado.
Con ese fin, ha defendido la necesidad de "un nuevo pacto político" que sea "fruto de la decisión de los vascos" y al que se llegue "siguiendo normas y procedimientos legales y democráticos". El lehendakari ha precisado que dichos procedimientos no deben ser una "limitación" al ejercicio de decidir, sino una "garantía" del mismo. El acuerdo planteado debería ser "respetado y cumplido por parte de los dos sujetos políticos", según ha manifestado, en referencia a Euskadi y al Estado español.
El lehendakari, que ha defendido el diálogo, el acuerdo y el pacto", ha destacado que su gobierno ha "abordado de forma positiva y constructiva el debate sobre el nuevo estatus político" de Euskadi. "Hemos defendido la 'Nación Vasca', que merece reconocimiento y respeto. El mismo respeto que nosotros sentimos para todos los pueblos, desde un nacionalismo cooperativo", ha añadido.
Urkullu se ha comprometido a seguir trabajando para "mejorar la distribución de la riqueza", para que las becas y ayudas lleguen a las personas que "más las necesiten" y para crear empleo "de calidad" e incrementar la competitividad de las empresas.
"MÁS SOBERANÍA"
"Somos un país pequeño, nunca nos hemos movido en función de lo que los demás puedan hacer por nosotros", ha afirmado. Por ese motivo, ha explicado que el "porvenir" de Euskadi "pasa por saber qué podemos hacer juntos para crecer". "Esto es el autogobierno", ha afirmado, tras lo que ha apelado a la aspiración de lograr "cada vez más soberanía en un mundo interdependiente".
En su intervención, ha vuelto a referirse a los conceptos de 'nación vasca', 'Euskadi nación europea' y 'nación foral'. "Creo en la nación vasca. Una Euskadi competitiva y social", ha manifestado, por lo que se ha comprometido a trabajar para "seguir creciendo como país".
El lehendakari ha reconocido que el término 'nación foral' puede seguir "sonando a extraño". Sin embargo, ha asegurado que se trata de un concepto "clave", y ha defendido la importancia de "actualizar" fórmulas e instrumentos del pasado "para compartir voluntariamente un futuro entre quienes con unas mismas raíces tenemos una conciencia y vocación de nación".
"Tenemos nuestros Derechos Históricos, nuestras instituciones singulares, nuestra cultura. El autogobierno es la garantía de nuestro futuro", ha asegurado. Urkullu, en referencia a los recursos presentados por el Ejecutivo central contra numerosas leyes y medidas adoptadas por las instituciones vascas en los últimos años, ha denunciado el "constante ataque" que ha sufrido el autogobierno de Euskadi.
"INMOVILISMO"
Además, ha destacado que durante su mandato como lehendakari ha sufrido las consecuencias del "inmovilismo" y las "resistencias a dialogar" de quienes sentían "temor a ceder". "Hemos vivido las trabas al final ordenado de ETA, la insensibilidad ante el pasado, las dificultades de avanzar en la convivencia", ha añadido.
Pese a todo, ha asegurado que el Gobierno vasco "ha sentado las bases para una Euskadi mejor en el futuro", una labor que ha desarrollado "sin estridencias, sin alharacas y sin soberbia". El presidente del Ejecutivo autonómico ha apelado a ese "modelo" de gestión "alejado de la política espectáculo".
El lehendakari ha explicado que su concepción de la política se basa en que ésta sea ejercida desde el "diálogo" y el compromiso de lograr "acuerdos", por lo que este seguirá siendo "el norte" de su trabajo.
Urkullu ha asegurado que seguirá desempeñando su labor con el objetivo de que las nuevas generaciones de vascos disfruten de "un futuro mejor", y que puedan vivir "en un país que no esté acosado por la deuda y que no esté debilitado por las desigualdades".
"Queremos un país seguro, respetado y admirado. Somos una nación que ha sufrido como pocas el azote de la violencia y la injusticia. Somos también un País que avanza con confianza, para construir una paz basada en la promesa de libertad y dignidad para todas las personas", ha afirmado.
El lehendakari ha expresado su convicción en la consolidación de "un país generoso, tolerante, abierto a los sueños de las personas inmigrantes, de sus hijos e hijas, que estudian y se expresan en nuestra lengua, que ya es la suya".
OTROS CANDIDATOS ASAMBLEA
Además de la designación de Urkullu y Tejería, el máximo órgano jeltzale ha aprobado las listas de los candidatos (25 personas más 5 suplentes para cada Territorio), propuestas por el Euzkadi Buru Batzar, que integrarán las listas del PNV en las elecciones autonómicas de otoño.
En Álava, los tres primeros puestos en la lista para la Cámara vasca los ocuparán Iñigo Urkullu, Jone Berriozabal y Estefanía Beltrán de Heredia. Por su parte, en Bizkaia encabezan la plancha Josu Erkoreka, Iñigo Iturrate y Josune Gorospe. Y en Gipuzkoa, Joseba Egibar, Bakartxo Tejeria y Arantza Tapia estarán en los tres primeros puestos de la lista de EAJ-PNV.
La Asamblea Nacional también ha revalidado, de cara a las Elecciones Generales del próximo 26 de junio, las listas que PNV presentó a Cortes Generales el 20-D, y que por tanto volverán a estar encabezadas por Aitor Esteban (Bizkaia), Mikel Legarda (Álava) y Joseba Agirretxea (Gipuzkoa) para el Congreso y por José María Cazalis (Bizkaia), Almudena Otaola (Araba) y María Eugenia Iparragirre (Gipuzkoa) para el Senado.
Con las decisiones tomadas este sábado en Vitoria, el PNV culmina un proceso interno que arrancó el pasado 27 de marzo, en el que han participado todos los afiliados de las diferentes Organizaciones Municipales de Euskadi.