Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu pide replantear "la austeridad a cualquier precio" y advierte que 2017 será "presupuestariamente más difícil"

Lograr el millón de empleos, superar el 125% de riqueza per cápita y un nuevo estatus "ratificado y respetado", objetivos para 2020
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha confiado en que, pese a las "incertidumbres" existentes, la economía vasca pueda crecer este año un 2,5% este año, si bien ha instado a que Europa "se replantee su actual política de austeridad a cualquier precio", ya que, según ha advertido, 2017 será "presupuestariamente probablemente el más difícil" desde que empezó la crisis. En este sentido, ha asegurado que "necesitamos nuestro propio plan Juncker".
El presidente vasco ha ofrecido este lunes la conferencia 'Generación Euskadi-Basque Country 2020' en un Encuentro de Deusto Business Alumni en la Universidad de Deusto, al que ha asistido gran parte de los consejeros del Ejecutivo autonómico y en el que ha repasado sus principales objetivos para los próximos años.
Urkullu ha asegurado que, en el horizonte 2020, Euskadi está "en disposición" de conseguir los objetivos de alcanzar la cota del millón de empleos, lo que conllevará reducir la tasa de paro por debajo del 10%, superar el 125% de riqueza per cápita en relación a la media europea y acordar un nuevo "estatus de futuro que sea ratificado por la sociedad vasca y respetado".
En materia económica, ha señalado que, tras un ejercicio 2013 "muy difícil" en el que se pudo "contener la situación" y crecimientos del 1,4% en 2014 y del 2,8% en 2015 de la economía vasca, para este año la previsión es crecer un 2,5% "pese a las incertidumbres" existentes.
"Llevamos ocho trimestres seguidos de crecimiento y creación de empleo. Reconozco que tenemos mucho por hacer, muchos trimestres que crecer. Décima a décima. Con altibajos, y conscientes de que será duro y tendremos dientes de sierra", ha explicado.
En esa línea, ha admitido que "es probable que 2017 sea, presupuestariamente, el más difícil" desde que comenzó la crisis porque hay "más demandas de políticas sociales, incremento en capítulo I, correspondiente a personal, más y mayores exigencias en límite de deuda y cumplimiento de déficit", pero hay "menos recursos". De este modo, ha destacado que, mientras que en 2009, Euskadi pudo contraer un déficit de 2.600 millones, este año será de 260 y el próximo "cero".
Ante esta situación, ha confiado en que Europa "se replantee su actual política de austeridad a cualquier precio", y ha añadido que "no es suficiente con el Plan Juncker" aprobado por la Comisión Europea.
"No sabemos si sus beneficios llegarán a Euskadi. Lo que sabemos es que necesitamos nuestro propio Plan Juncker, contamos con capacidad financiera para desarrollarlo si se levantan las políticas de austeridad a ultranza", ha manifestado el lehendakari, que se ha mostrado partidario del "rigor" porque "garantiza el futuro, pero no de la "austeridad" porque "nos ahoga".
De este modo, ha advertido de que "necesitamos capacidad de financiación para proyectos estratégicos y de innovación", en los que se sume "la capacidad de las instituciones públicas y fondos privados vascos".
Asimismo, ha valorado "la disposición e implicación" del PSE con la firma del Acuerdo para el Programa Marco por el Empleo y la Reactivación Económica 2014-2016, que culminará este año "en sus principales parámetros: 32.000 empleos incentivados, 8.000 nuevas empresas o autónomos, 1.750 pymes acceden a mercados exteriores y 3.000 desarrollan actividades de I+D+i".
El lehendakari, que ha defendido que Euskadi "es hoy referencia de sociedad avanzada y competitiva en Europa", ha insistido en que su "ilusión" es que los jóvenes "tengan futuro en el país y sean parte activa en su evolución".
Con este objetivo, ha apostado por "primera el talento y el trabajo profesional, mejorar la educación, investigación, capacidad de innovación tecnológica y las infraestructuras avanzadas". A su entender, es "esencial" posicionar las ciudades vascas "entre las más atractivas para el talento y la creatividad".
Asimismo, ha planteado la necesidad de mantener la transformación de las empresas vascas para que "sigan siendo motor de creación de riqueza", para lo que ha expresado el compromiso de su gobierno para "seguir creando las condiciones para atraer inversiones y retenerlas", además de facilitar alianzas para "ganar dimensión, primar la internacionalización o la innovación".
También ha marcado como objetivo "situarnos en el mundo", para lo que se debe "entender el papel de Euskadi desde nuestra posición en el Estado y Europa".
LA CRISIS DEL MODELO TERRITORIAL
En materia de autogobierno, ha destacado que, en esta legislatura, se ha logrado, "por primera vez, que todos los partidos políticos se sienten en torno a la Ponencia de Autogobierno para compartir diagnóstico y, en su caso, redactar las bases de un Nuevo Estatus Político para Euskadi".
Con el fin de que se consolide este "gran avance", ha considerado "fundamental asumir determinados principios", entre ellos que "los Derechos Históricos de los Territorios Forales representan nuestra singularidad", que el Estatuto de Gernika es "clave en la institucionalización de Euskadi", que es necesario "garantizar el cumplimiento de lo pactado" en las previsiones estatutarias, que el Concierto Económico es "un modelo de relación bilateral", y la "realidad plurinacional" del Estado.
"Abogo por un Nuevo Estatus, un pacto que responda a la realidad plural de Euskadi, reconozca nuestro hecho diferencial, sea ratificado por la sociedad vasca y respetado por el Estado.
El modelo territorial está en crisis. Nos encontramos ante una oportunidad singular para la configuración de un modelo de Estado plurinacional. Nos corresponde aprovecharla", ha planteado.
MERECE LA PENA ESFORZARSE
El lehendakari, que ha reiterado su compromiso para "seguir favoreciendo la cultura del acuerdo", se ha felicitado de que Euskadi haya "cambiado a mejor" en los últimos años, después décadas en las que "el terrorismo y la violencia habían dificultado mantener relaciones políticas normalizadas". Aunque ha lamentado de que "siguen faltando elementos de confianza y entendimiento", ha destacado que "han caído algunos muros".
Urkullu ha expresado su reconocimiento público a "quienes resistieron con entereza y compromiso el acoso y chantaje de ETA" y ha subrayado que "merece la pena que nos esforcemos en cerrar esa etapa y hacerlo bien para que la generación joven construya una Euskadi modelo de cultura de paz y valores de convivencia". "El reto --ha remarcado--es el encuentro social y la convivencia, que va mucho más allá de la mera coexistencia".