Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Van Rompuy critica que los partidos políticos hayan designado candidatos a presidir la Comisión Europea

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha criticado que los grandes partidos políticos de la UE hayan elegido candidatos a sustituir a José Manuel Durao Barroso al frente de la Comisión si ganan las elecciones del próximo 25 de mayo y ha puesto en duda que esta novedosa iniciativa sirva para movilizar a los votantes.
"No soy un gran partidario de esta idea de trabajar con candidatos a escala europea", ha dicho Van Rompuy en una entrevista al diario alemán Sueddeustsche Zeitung. Esta estrategia, según el presidente del Consejo Europeo, "no va a influir mucho en el comportamiento de los votantes".
A su juicio, el resultado electoral depende de muchos otros factores, sobre todo de política nacional, que no tienen nada que ver con la UE o con los candidatos europeos.
Van Rompuy admite que la Eurocámara juega un papel importante que se ha visto reforzado con el Tratado de Lisboa. Pero subraya que la participación en las elecciones europeas nunca ha sido muy alta porque los ciudadanos saben que las grandes decisiones no las adopta sólo el Parlamento sino también los líderes europeos.
"Esta diferencia entre el Parlamento y los que realmente deciden está muy clara para los ciudadanos", sostiene el presidente del Consejo Europeo, cuyo mandato, al igual que el de Barroso, también expira a mediados de año. Van Rompuy ha convocado una reunión extraordinaria de líderes europeos para el 27 de mayo, sólo dos días después de las elecciones, para empezar a discutir sobre el nuevo presidente de la Comisión.
Las palabras del presidente del Consejo Europeo ya han provocado las primeras críticas en la Eurocámara. El líder de los socialistas europeos, Hannes Swoboda, ha tachado las declaraciones de "escandalosas" y ha acusado a Van Rompuy de "no entender el proceso democrático de las nominaciones a las elecciones europeas".
Según el Tratado de Lisboa, los jefes de Estado y de Gobierno son los responsables de elegir por mayoría cualificada al candidato a presidente de la Comisión "teniendo en cuenta" el resultado de las elecciones a la Eurocámara. El Parlamento puede después ratificarlo por mayoría o rechazarlo.
Aprovechando el mayor peso que el Tratado da al resultado de las elecciones, los diferentes grupos políticos han elegido a sus respectivos candidatos: el luxemburgués Jean-Claude Juncker (PP europeo); el alemán Martin Schulz (socialistas); el belga Guy Verhofstadt (liberales); el griego Alexis Tsipras (Izquierda Unitaria); y el francés José Bové y la alemana Ska Keller (verdes).
Aparte de las dudas de Van Rompuy, también la canciller alemana, Angela Merkel, ha dicho que los jefes de Estado y de Gobierno no están obligados a escoger al candidato que les presente la Eurocámara, lo que podría provocar un choque entre las dos instituciones. El problema podría agravarse si el resultado es ajustado y la diferencia entre socialistas y populares mínima.
Además, la prensa británica ya ha filtrado que el primer ministro británico, David Cameron, que no ha participado en este proceso, tratará de bloquear tanto a Juncker como a Schulz por considerar que ambos candidatos tienen una visión excesivamente federalista de la UE.