Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Velasco no investigará por lesa humanidad el asesinato del empresario Ignacio Uria

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha rechazado practicar diligencias de investigación en la pieza abierta por un presunto delito de lesa humanidad en el asesinato del empresario vasco Ignacio Uria, al entender que no hay "indicios de criminalidad", más allá de los que se desprenden en la causa que tiene abierta contra varios etarras procesados por participar en este atentado.
En una providencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el magistrado explica que no procede acometer "actuación alguna" en el procedimiento que le fue remitido por la juez Carmen Lamela, "al no desprenderse del mismo indicios de criminalidad contra persona alguna, más allá de los ya procesados".
Velasco califica de "insuficiente" el informe de inteligencia que consta en la causa que fue abierta por un delito de lesa humanidad contra los miembros que dirigieron la cúpula de la banda terrorista desde 2004.
Lamela decidió el pasado diciembre desgajarla en seis procedimientos al no existir "ningún nexo de conexidad" entre los distintos atentados y envió las piezas a varios juzgados, entre ellos el titulado por Velasco.
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 mantiene procesados a Beinat Aguinagalde y a Joanes Larretxea por participar el 3 de diciembre de 2008 en el asesinato a tiros del empresario vasco Ignacio Uria, propietario de una de las compañías adjudicatarias del Tren de Alta Velocidad (TAV). El Tribunal Supremo condenó a Manex Castro a 44 años de cárcel por este atentado.
El atentado fue reivindicado por ETA en un comunicado publicado por 'Gara' el 21 de enero de 2009, en el que la banda asumía la "ejecución" de Uria, por "la responsabilidad asumida en el trabajo de la construcción de un proyecto impuesto a Euskal Herria, el tren de alta velocidad, y por negarse a pagar el impuesto revolucionario".