Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Venezuela acusa a EE.UU. y a Colombia de una política conjunta contra Caracas

En un encuentro con medios de comunicación, el embajador Bernardo Álvarez recordó que desde hace años ambos países acusan a Caracas de "albergar" a terroristas en su territorio, pero "sin ninguna prueba real" en las manos. EFE/Archivotelecinco.es
Colombia "no hace nada sin que lo sepa y lo promueva EE.UU.", por lo que las denuncias de Bogotá sobre la presencia de las FARC en territorio venezolano son una política conjunta contra Caracas, afirmó hoy en Washington el embajador venezolano ante la Casa Blanca.
En un encuentro con medios de comunicación, el embajador Bernardo Álvarez recordó que desde hace años ambos países acusan a Caracas de "albergar" a terroristas en su territorio, pero "sin ninguna prueba real" en las manos.
En opinión del diplomático, lo que hizo el presidente colombiano, Álvaro Uribe, al presentar el pasado jueves en la Organización de Estados Americanos (OEA) pruebas de la presunta presencia de las FARC y del ELN en Venezuela fue "irracional", "triste" y la sesión extraordinaria un "circo mediático".
También cuestionó la veracidad de las pruebas, el momento en el que se enseñaron en público y la finalidad que se perseguía.
El Gobierno de Colombia presentó ante el Consejo Permanente de la OEA mapas, coordenadas y fotografías de presuntos campamentos y supuestos jefes de las FARC y del ELN en Venezuela, y denunció la presencia de unos 1.500 guerrilleros en el país vecino, acusación que Caracas rechazó tajantemente y a lo que respondió ese mismo día con la ruptura de las relaciones diplomáticas con Bogotá.
Álvarez aseguró que "todo este conflicto con Colombia es estresante y complicado", pero que Venezuela "no se va a meter en el conflicto interno" del país vecino, ni considera que la militar sea la opción adecuada para solucionarlo, sino más bien la política.
El embajador se declaró "asombrado" por el momento en que se presentaron las pruebas, pues se produjeron poco después de que el presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, diera señales para una eventual mejora de las relaciones con Caracas, y Venezuela también se mostrara abierta a esta posibilidad una vez el líder colombiano, Álvaro Uribe, abandone el poder el 7 de agosto.
"Había un proceso de acercamiento en los últimos meses. Era claro que había que esperar al nuevo Gobierno" de Colombia, dijo, antes de acudir a la OEA, pero el Gobierno colombiano "dio una patada a la mesa para romperla", lamentó.
También sugirió que las pruebas se presentaron justo dos meses antes de que se celebraran elecciones en Venezuela.
Después de las palabras positivas de un lado y de otro, lo que ocurrió en la OEA "no es la manera de proceder", dijo Álvarez, pues las denuncias aparecieron "de repente de la nada".
En este contexto, Venezuela se ha puesto "en alerta roja" por temor a un posible ataque "en los próximos días" contra su territorio.
Según el diplomático, "con (el presidente Álvaro) Uribe nunca se sabe realmente (lo que puede pasar), después de operaciones como la que aprobó contra un campamento de las FARC en Ecuador" en 2008.
Pero además, dijo, las pruebas presentadas son resultado del "mismo guión" que el que utiliza EE.UU. contra Venezuela en sus acusaciones contra Caracas por su falta de cooperación en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.
"No vemos nunca nada viniendo de Colombia sin que lo sepa EEUU y lo promueva", afirmó Álvarez. "Son el mismo tipo de acusaciones".
"Queríamos avanzar. Y estábamos realmente sorprendidos, porque ¿por qué dos semanas antes, cuando queríamos empezar una nueva relación?", se preguntó.
En este sentido, Venezuela se quedará en alerta hasta el 7 de agosto, "después veremos", dijo en referencia al cambio de poder.
"Eso ha dificultado la situación a (Juan Manuel) Santos, pero siempre hay espacio" para sentarse a dialogar y tratar de mejorar las relaciones, dijo el embajador.
Pero, agregó, "tiene que pararse este esquema de estar acusando a diestro y siniestro".
Por último, aseguró que el presidente Hugo Chávez está "abierto" a evaluar una posible mejora de las relaciones con Colombia con el nuevo Ejecutivo de Santos.