Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Via Catalana pedirá la independencia en la calle mientras Artur Mas busca una consulta con Rajoy

400.000 personas se encadenarán uniendo los 400 kilómetros de norte a sur de Cataluña
Miles de catalanes saldrán a la calle esta Diada en la 'Vía catalana hacia a la independencia', la cadena humana organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) que reclama sin ambigüedades un Estado propio para Cataluña.
Los participantes se encadenarán este miércoles por la tarde sabiendo que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, busca negociar una consulta de autodeterminación con el del Gobierno, Mariano Rajoy, que siempre la ha rechazado.
La cadena humana aspira a dar continuidad a la manifestación de la Diada de 2012, en la que más de un millón de personas, según los organizadores, salieron por las calles de Barcelona en una de las marchas más multitudinarias que se recuerdan en Cataluña.
Entonces, el Gobierno catalán de Mas pedía el pacto fiscal y no la consulta, pero esto no impidió que la manifestación resultara nítidamente independentista y bajo el lema 'Catalunya nuevo Estado de Europa'.
La marcha sacudió la política catalana y al gobierno de Artur Mas, que, además, a los pocos días de la convocatoria independentista recibió el 'no' del Gobierno de Rajoy a la propuesta de pacto fiscal.
La negativa a la nueva financiación y la movilización independentista de la Diada parecían dos factores que beneficiaban a Mas cuando anticipó las elecciones en noviembre --dos años antes de lo previsto--, pero los resultados fueron un revés para él, ya que CiU perdió 12 escaños y vio como el principal beneficiado del avance era ERC, el partido decano del independentismo en Cataluña.
Mas mantuvo su 'hoja de ruta' soberanista pese al resultado y con ERC de socio, y ahora se planta en su tercera Diada como presidente con la voluntad de pactar una consulta "acordada o tolerada" por el Estado, y con los republicanos advirtiéndole de que debe hacerse 'sí o sí' en 2014.
La ANC y ERC ya han avisado de que la cadena servirá para mostrar el proceso catalán al mundo, pero también para evidenciar que los catalanes quieren votar el año que viene en una consulta y no esperarán a unas elecciones plebiscitarias en 2016, como propuso recientemente Mas.
30.000 VOLUNTARIOS
La Via Catalana recorrerá Cataluña de norte a sur, uniendo los municipios de El Pertús --ya en territorio francés-- y Alcanar (Tarragona), pasando por 86 localidades, y emulando la Vía Báltica que organizaron Estonia, Letonia y Lituania en 1989 para independizarse de la URSS.
La ANC ha convocado a los más de 400.000 inscritos a que a las 16.00 horas estén colocados en sus respectivos tramos, y la Via Catalana empezará con un repique de campanas desde la Seu Vella de Lleida a las 17.14, hora que emula el año en el que cayó Barcelona en la Guerra de Sucesión.
La cadena pasará por sitios emblemáticos de Barcelona como la Sagrada Familia, el Camp Nou, el Parlamento catalán, la plaza Cataluña y la plaza Sant Jaume, y tendrá tres actos políticos centrales: en la capital catalana, en El Pertús y en Amposta (Tarragona).
En el acto político de Barcelona, en la plaza Cataluña, la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, cerrará la cadena con un discurso, en el que ya ha adelantado que pedirá que Cataluña celebre una consulta en el 2014.
La Via Catalana ha movilizado a 30.000 voluntarios --de los que 5.000 serán los encargados de que la cadena no tenga fisuras-- y 800 fotógrafos, que tienen el encargo de hacer un foto que recoja a todos los participantes.