Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Villar pasará su primera noche detenido en los calabozos de Las Rozas, cerca de la sede RFEF

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, pasará su primera noche como detenido en los calabozos del puesto principal de la Guardia Civil de Las Rozas, a unos cinco kilómetros de la 'Ciudad del Fútbol', la sede de la federación que ha sido registrada en presencia del máximo dirigente del fútbol español, tal y como han informado fuentes del Instituto Armado.

La Unidad Central Operativa (UCO) ha lanzado este martes a primera hora la 'operación Soule' en la que, además de Villar, han sido detenidos su hijo Gorka, el vicepresidente en la RFEF durante lustros, Juan Padrón, y el actual secretario de la Federación Tinerfeña, Ramón Hernández Boussou.
La investigación, coordinada por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Audiencia Nacional, se centra en el presunto desvío de fondos del máximo estamento del fútbol español. El titular de dicho juzgado, Santiago Pedraz, tiene previsto tomar declaración a los detenidos en los próximos días.
Villar ha estado presente en el registro en su domicilio durante la mañana y, posteriormente, en el que se ha llevado a cabo en la sede de la RFEF en Las Rozas, lugar habitual de concentración de la Selección Española de fútbol que, durante el mandato del directivo, consiguió ganar el Mundial (2010) y dos Eurocopas (2008 y 2012). En este segundo lugar permanecía pasadas las 19.00 horas, según han precisado las citadas fuentes.
El presidente de la Federación es también uno de los 'pesos pesados' de la FIFA, el máximo organismo del fútbol, al ser vicepresidente de su Consejo y del Comité Ejecutivo de la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol (UEFA).
A los detenidos en 'Soule' se les imputan, entre otros, los presuntos delitos de administración desleal, apropiación indebida, corrupción entre particulares y falsedad documental. Durante el operativo, la Guardia Civil ha llevado a cabo diversos registros en la sede de la RFEF, en la Federación Tiñerfeña de fútbol, en sedes de empresas y varios domicilios privados vinculados a los detenidos, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.
Durante la investigación, iniciada a principios del 2016 tras una denuncia formulada por el Consejo Superior de Deportes, se ha podido determinar que el presidente de la RFEF durante más de 30 años "pudo haber impulsado la celebración de partidos entre la Selección Española de Fútbol y otras selecciones, consiguiendo de esta manera contraprestaciones para la contratación de servicios y otras relaciones comerciales en beneficio de su hijo, abogado especialista en derecho deportivo, detenido igualmente en la operación".
Según la Guardia Civil, la UCO ha determinado que el vicepresidente económico de la RFEF, Juan Padrón, se habría excedido presuntamente en sus facultades de administración del patrimonio de la Federación, causando perjuicio a la misma. Padrón también habría favorecido la contratación de sociedades de las que habría obtenido un beneficio propio, en forma de contraprestación económica.
Para ello participó junto al secretario general de la Federación Tinerfeña, Ramón Hernández Boussou, en una operativa continuada de apropiación de fondos de dicha Federación, a través del desvío de estos a una sociedad gestionada por ambos. Las diligencias se encuentran declaradas secretas.
OPERACIÓN SOULE
Los agentes de la UCO han bautizado al operativo como 'Soule' en referencia al deporte practicado durante la Edad Media en algunos reinos de Europa que algunos historiadores del deporte señalan como antecedente tanto para el fútbol como para otras disciplinas como el rugby y el fútbol americano, según han explicado fuentes de la investigación.
El soule se jugaba en grandes extensiones de campo. El objetivo era llevar una pelota al final del campo contrario, sin establecer otras reglas para los integrantes de los dos equipos que, en una lucha encarnizada, competían moviendo el balón con cualquier parte del cuerpo.