Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vivas no cree que la solución a la inmigración pase por ampliar los CETI de Ceuta y Melilla y exige implicación de la UE

El presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, considera que la solución a la presión migratoria que sufren su ciudad autónoma y la de Melilla no pasa por ampliar los Centros de Estancia Temporal de Extranjeros (CETI), sino que son necesarias medidas estructurales en las que debe implicarse activamente la Unión Europea.
Durante su intervención en el Fórum Europa, Vivas ha expuesto la situación que vive Ceuta como "frontera sur de Europa" y ha recordado que, con tan sólo 20 kilómetros cuadrados de superficie, alberga dos centros de internamiento de extranjeros y su población inmigrante ha llegado a ser el 5 por ciento de la población total.
Por ello, pese a las situaciones de saturación que se puedan dar en los CETI --ha reconocido que en Melilla es "asfixiante"--, no cree que la solución sea ampliar estos centros sino buscar otras salidas en las que se ha mostrado confiado que el Gobierno está ya trabajando.
Vivas ha aprovechado este punto para elogiar la respuesta del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien le ha arropado en el acto y de quien ha resaltado su "coherencia notable" en los actuales meses de "tensión y situaciones dramáticas". "Su capacidad de reacción, diligencia, actitud democrática en forma de transparencia, firmeza para poner las cosas claras y en su sitio y para demandar una implicación de la Unión Europea", ha elogiado.
Ante también los ministros de Fomento, Ana Pastor, la encargada de presentar el acto, y el de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, el presidente de Ceuta ha relatado la presión migratoria que sufre su ciudad autónoma, "a veces insoportable por su intensidad", y ha garantizado que la única respuesta es la "comprensión, compasión, dolor y lamento".
Pero ha defendido que estos sentimientos de "solidaridad" deben conjugarse con el imperio de la ley "en materia de inmigración y fronteras" y ha alabado también el trabajo de la Guardia Civil y la Policía Nacional en la frontera con Marruecos, una labor "muy difícil y con alta presión".
"Es evidente que cuando los inmigrantes llegan a Ceuta saltando la valla no se quieren quedar en Ceuta ni en el resto de España, buscan un punto en cualquier otro lugar de Europa", ha expuesto para demandar "rotundamente" la implicación de toda la UE con políticas eficaces de ayuda al desarrollo y recursos suficientes.
ACEPTA VISITAS "SIN NINGÚN MIEDO"
Vivas se ha mostrado dispuesto a recibir en Ceuta a todas las organizaciones nacionales o internacionales que quieran observar el trabajo que se realiza respecto a la inmigración y ha asegurado que además lo hace "sin ningún miedo" porque todo el que visita Ceuta y Melilla "llega a la conclusión de que pueden presumir de ofrecer un alto nivel de acogida y auxilio inmigrante".
En este punto, se ha referido a las palabras de la comisaria europea Cecilia Malström cuestionando el trabajo de las autoridades españolas y ha advertido de una cierta "connotación de frivolidad" cuando se opina sobre cosas que se dicen "desde la distancia".
Además, ha querido manifestar la actitud colaboradora "notable" que a su juicio está demostrando Marruecos en el control de la inmigración y ha recordado que la frontera no sólo sirve de entrada de inmigración irregular, sino que acoge un "flujo muy intenso" diario de personas, mercancías y vehículos.
FRONTERA, OPORTUNIDAD Y NO LASTRE
Sin embargo, ha lamentado que la frontera y su entorno no están "suficientemente preparados y dotados" para esta circulación y este asunto debe abordarse de manera "inaplazable". "La frontera debe ser una oportunidad en vez de un lastre", ha emplazado reconociendo que las relaciones transfronterizas repercuten positivamente a ambos lados de la frontera pero "benefician mucho más a Marruecos".
Así, ha repasado las dificultades económicas y de empleo que atraviesa la ciudad autónoma, motivadas por su situación geográfica, extrapeninsularidad, reducida superficie, reducido tamaño y falta de suelo, además de un debilitamiento del tejido productivo "incapaz de superar estas dificultades".