Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Xosé Beiras demanda la dimisión de toda la dirección ejecutiva del BNG

Xosé Manuel Beiras, anterior portavoz nacional del BNG, ha demandado hoy, en nombre del colectivo Encontro Irmandiño (EI), la dimisión "inmediata" del conjunto de la dirección ejecutiva del Bloque, tras el "batacazo monumental" del pasado domingo.
Beiras compareció en conferencia de prensa para explicar el posicionamiento de su grupo ante la "grave crisis política del nacionalismo organizado" que deriva de unos resultados electorales "para muchos inesperado, no para nosotros".
Además, el Encontro Irmandiño pide también a la dirección ejecutiva un "ejercicio de autocrítica" para reconocer los errores propios y la celebración de una asamblea general "ordinaria" con el anterior sistema de participación directa de la militancia, y no por delegados, como se estableció en la anterior asamblea.
El dirigente nacionalista ofreció estas declaraciones acompañado por otros cinco miembros del Consello Nacional del BNG (máximo órgano entre asambleas), Mario López Rico, Xosé Constenla, Cristina Amor, Concha Trigo y Martiño Noriega, e insistió en que no hablaba a título individual, sino como portavoz de este grupo organizado dentro del Bloque.
También recordó que hacía tiempo que no se presentaba así ante la prensa, pero agregó que, "de ahora en adelante, será más frecuente de lo que fue hasta ahora".
Tras insistir en el "fracaso" de los encargados de llevar adelante el cambio "después de la era fraguista, de franquismo sin Franco", para que la alternancia supusiera un auténtico cambio político, Xosé Manuel Beiras, consideró que es preciso "lanzar un mensaje" a la militancia del BNG, su base social y a la ciudadanía de izquierdas para "que se abra un punto de luz en este panorama", pero insistió en que "las cosas tienen que empezar por los órganos de dirección del BNG".
"Es preciso que dimitan", por una cuestión "de salud indispensable", sobre todo porque -dijo- es el compromiso que asumieron en la asamblea del otoño pasado.
Además de la dimisión, Encontro Irmandiño exige que "procedan a una autocrítica", porque no se puede continuar con el método de "atribuir reiteradamente los problemas a causas externas y autoeximirse de responsabilidades", cuando los errores propios -explicó- "son las variables que se pueden controlar".
Para Beiras, "eso debe hacerse ya, de inmediato".
También pidió que fuese "de inmediato" la convocatoria de una asamblea general ordinaria, que "es urgente y no se puede esperar al otoño", y propuso que fuese "de participación directa de la militancia, no de delegados", lo que consideró "uno de los pilares de la democracia interna del BNG".
Explicó asimismo que ésta participación directa es "lo que está haciendo toda la izquierda social en el planeta que combate a los que trajeron esta crisis".
Hasta la celebración de la asamblea, Xosé Manuel Beiras cree necesaria la constitución de un "órgano interino de gestión" para la gestión cotidiana y la puesta en marcha de la asamblea, que -resaltó- no puede realizar "el mismo aparato vertical", sino restableciendo la pluralidad y la "estructura horizontal", que le dio la energía al BNG para salir del "exilio interior" en que se encontró.
Xosé Manuel Beiras llamó a un "proceso de diálogo" con todos los sectores del Bloque "que estén por esta labor de refundación del BNG" y retornar al camino que "fue abandonando progresivamente".
El dirigente, que consideró un "desenfoque descomunal" haber considerado llegar a la Xunta como un fin en sí mismo, preguntado si esta estrategia podría provocar un "vacío de poder", se preguntó, a su vez, si ese vacío no existe ya y si "esta dirección" tiene alguna credibilidad "ante los ciudadanos".
También respondió que existen "resortes" para que la próxima asamblea sea de militantes y no de delegados, que hay posibilidades de calendario, a pesar de las elecciones europeas, y se negó a hablar de "nombres".