Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero y López, "dos gobiernos y una misma política antiterrorista"

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero (i), ha recibido esta mañana ante el edificio principal del Palacio de la Moncloa al lehendakari, Patxi López (d), dandose ambos un fuerte apretón de manos con gestos muy sonrientes y entre saludos ante las cámaras. EFEtelecinco.es
El presidente del Gobierno ha ratificado hoy su total respaldo al lehendakari, Patxi López, en su primera reunión institucional en la Moncloa, que ha concluido con un consenso absoluto resumido por José Luis Rodríguez Zapatero: "dos gobiernos y una misma política antiterrorista".
En reconocimiento al carácter especial del encuentro con "el lehendakari del cambio y de la esperanza en Euskadi", como lo ha descrito, Zapatero ha comparecido junto a López en los jardines del Palacio de la Moncloa tras las dos horas de entrevista.
Junto a la decisión de luchar juntos para erradicar la violencia, apoyar a las víctimas, unir a los demócratas y no dejar espacio en las instituciones a los violentos y a los que los apoyan, han acordado también relanzar las infraestructuras en el País Vasco y Zapatero se ha comprometido a acelerar al máximo las transferencias pendientes en desarrollo del Estatuto de Gernika.
Que Euskadi cuente con su primer lehendakari socialista ha generado problemas para el PSOE en Madrid, donde ya no puede contar con el PNV como aliado y han aumentado las dificultades para alcanzar acuerdos parlamentarios.
Zapatero ha asegurado que respeta la decisión de los nacionalistas vascos porque "son las reglas del juego", pero además ha querido dejar claro que esas dificultades "merecen la pena", ya que permiten que López lidere el País Vasco del cambio.
Consciente del coste que supone para el Gobierno el paso dado en Euskadi, López ha instado al PP a tener "altura de miras" en Madrid y sumar fuerzas con el Ejecutivo de Zapatero para luchar contra la crisis.
Hacer lo que está haciendo, ha dicho, utilizar la sucedido en el País Vasco para complicar la vida al Gobierno, no es "muy de recibo".
Tanto Zapatero como López se han referido a la manifestación posterior al asesinato del inspector de policía Eduardo Puelles en Bilbao y han apostado por la unidad de los partidos democráticos frente a ETA.
De hecho López no ha descartado que de la ronda de contactos que está manteniendo con las fuerzas políticas vascas surja una "mesa de partidos", como ha propuesto el PP, pero ha avanzado que descartará la idea si provoca "conflictos".
A su juicio, la unidad demostrada por la sociedad vasca tras el último atentado no puede ser "empañada ni mermada" por ningún rifirrafe político y nadie debe jugar a buscar "diferencias ni distancias".
Antes las presiones del PNV para que exija al Gobierno central el cumplimiento del Estatuto de Gernika, ha retirado que su Gobierno quiere el desarrollo completo del este texto y que no renuncia a ninguna competencia.
No obstante, ha reconocido que hay un calendario de prioridades, entre las que ha destacado las políticas activas de empleo, y que en algunos asuntos habrá "dificultades", como en las políticas pasivas y en el caso de las prisiones.