Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero apuesta por Rato para presidir Caja Madrid

Zapatero asegura que no tiene una posición contraria a que Rato presida Caja Madrid. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
El presidente del Gobierno ya se ha postulado en la guerra abierta por la presidencia de Caja Madrid. José Luis Rodríguez Zapatero, a la salida del Congreso de los Diputados, ha asegurado que no le parece mal que Rodrigo Rato sea el sustituto de Miguel Blesa al frente de la entidad bancaria al tiempo que ha considerado que la decisión "no puede ser un terreno de batalla". Mientras, en el PP prosigue la guerra y las negociaciones. Este miércoles, por tercer día consecutivo, se retomará el diálogo entre la dirección nacional y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que el martes rechazó la oferta de sancionar al número dos de Gallardón a cambio de situar a Rato como presidente del cuarto banco del país.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado su preocupación por cómo se está gestionando el nombramiento del presidente de Caja Madrid y ha asegurado no tener una "posición contraria" a que el sustituto de Miguel Blesa sea el ex vicepresidente económico Rodrigo Rato.
Tras intervenir en la sesión de control al Gobierno, Zapatero ha asegurado en una conversación informal con los periodistas en el Congreso que la división en el seno del PP para nombrar un presidente de la entidad es algo "muy serio", y que "no puede ser un terreno de batalla" ni entre los miembros el PP ni tampoco entre los populares y el PSOE.
Así, Zapatero ha confiado en que la decisión se adopte "cuanto antes" y ha señalado que el Gobierno "no tiene ninguna capacidad de influencia" sobre el principal partido de la oposición en esta cuestión.
Órdago de Aguirre
Mientras, en el PP todavía no se ha llegado a acuerdo sobre la presidencia del banco. A última hora de la noche, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, rechazó una oferta de la secretaria general de su partido, Dolores de Cospedal. Se trataba de sancionar al vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, por sus polémicas declaraciones, a cambio de situar al ex presidente del FMI, Rodrigo Rato, al frente de Caja Madrid.
Tras una tarde llena de rumores y de tensión en Génova y la Puerta del Sol, Cospedal ofreció a Aguirre un pacto que implicaría alejar a su mano derecha Ignacio González de la presidencia de la entidad.
Sin embargo, Aguirre transmitió a la dirección nacional del PP que "hasta que se no actúe" contra Cobo, en aplicación estricta de los Estatutos del PP, no abrirá ninguna negociación sobre ninguna cuestión.
Así cada líder intentaba demostrar su fortaleza. Incluso, la presidenta regional se ganó la confianza de 73 alcaldes populares de la Comunidad que firmaron un manifiesto de apoyo que exigía la imposición de sanciones al número dos de Gallardón por sus polémicas declaraciones.
Con este panorama, y con el órdago de Aguirre encima de la mesa, este miércoles se seguirá debatiendo, por tercer día consecutivo, el futuro de Caja Madrid. Así, proseguirán unas conversaciones que de momento no han cerrado ningún acuerdo sobre la presidencia de la cuarta entidad del país. EPF