Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero afirma que es el momento de "abrir un nuevo horizonte de esperanza"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha grabado un vídeo con motivo de la cumbre del G-20 que acogerá Londres este jueves en el que se muestra convencido del éxito de la cita, que supondrá, dice, "el inicio de la recuperación" tras una crisis causada por la "codicia" en el sistema financiero. EFE/TVtelecinco.es
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, afirma que los líderes de los países del G-20 afrontan "un gran desafío" y una "gran oportunidad" para superar la crisis económica mundial y defiende que es el momento de "abrir un nuevo horizonte de esperanza para la Humanidad".
Así lo afirma en un artículo que publica hoy el diario "The Guardian" en vísperas de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del grupo que representa al 85 por ciento de la economía mundial, a la que España acude en su condición de octava economía del mundo.
Rodríguez Zapatero considera que el G-20 debe actuar "de manera enérgica y eficiente, con orden y con rapidez" y responder "a las muchas y altas expectativas" puestas en la cita de Londres.
"Ofrezcamos al mundo la seguridad que necesita y que nos reclama", escribe el jefe del Gobierno español, quien añade que los políticos "deberíamos ser conscientes de que nada está fuera de nuestro alcance, de que no deberíamos considerar nada como inevitablemente predestinado y de que, por lo tanto, somos responsables de nuestro presente y de nuestro futuro".
Zapatero dice que el desafío "no tiene precedentes", pero que tampoco lo tiene la fortaleza de la comunidad internacional, que se ha hecho con "un instrumento de unión y coordinación en el G-20 para la movilización concertada de los recursos y las acciones destinadas a consolidar una respuesta común y global a la crisis".
En la cumbre de noviembre pasado en Washington "sentamos los principios" para hacer frente a la recesión mundial y en Londres "debemos dar el siguiente paso y convertir estos principios en normas", argumenta el mandatario español.
"La cumbre de Londres tiene la tarea de hacer que las reformas acordadas se apliquen y de evaluar los diversos planes de estímulo adoptados, ante el caso de que sea necesario acordar nuevas iniciativas que sean compatibles con la estabilidad presupuestaria a medio plazo", indica Rodríguez Zapatero.
El jefe del Ejecutivo español recuerda que a fecha de hoy "no sabemos si los estímulos fiscales acordados serán suficiente", pero considera demostrado que "sin restablecer la estabilidad de los mercados financieros" la recuperación no será una realidad.
En el debate sobre la necesidad o no de aprobar nuevos estímulos fiscales, que enfrenta a EEUU con los países europeos, Rodríguez Zapatero apuesta por esperar y por mirar hacia el futuro a la hora de decidir en qué se invertirían los recursos públicos adicionales.
"España, en el hipotético caso de que las circunstancias aconsejaran la aplicación de un estímulo adicional, apoyaría la inversión dirigida a aquellas áreas que previsiblemente pueden contribuir directamente a un modelo de crecimiento sostenible".
"Este es un estímulo de inversión enfocado a dos de los principales desafíos para nuestro desarrollo económico futuro: la lucha contra el cambio climático, mediante un nuevo modelo de energía ecológica, y la respuesta a una población que envejece, mejorando la autonomía y la calidad de vida de los mayores", afirma.
Rodríguez Zapatero también espera de la cumbre de Londres "un compromiso enérgico para evitar la tentación del proteccionismo" y para "reactivar el comercio internacional", así como un acuerdo que "vaya más allá de las declaraciones de buenas intenciones que, con mayor o menor énfasis, hemos emitido hasta ahora".
Este grupo de países es, en su opinión, "el instrumento perfecto" para obtener las metas propuestas y "España tiene la intención de seguir estando presente en el futuro en las reuniones del G-20 en las que se adopten acuerdos sobre el orden financiero internacional".
España, según Rodríguez Zapatero, "tiene en marcha un ambicioso plan de estímulo fiscal, un sector financiero que juega un papel de liderazgo en Europa y en Latinoamérica, y una experiencia valiosa en la supervisión y la regulación financiera", y "puede ayudar a la cumbre de Londres a producir los resultados deseados por todos".
En la cumbre del jueves España propondrá un reforzamiento del consenso acerca de "las nuevas reglas del sistema financiero" y de "la normalización del funcionamiento de los mercados financieros, de manera que el flujo de crédito pueda alcanzar a las empresas y los hogares, una condición esencial para la recuperación".
Además, Rodríguez Zapatero explica en el artículo que España llamará la atención sobre "el constante declive de la situación en muchos países en desarrollo y en economías emergentes".
"Debemos prevenir que la crisis borre de golpe los avances económicos y sociales conseguidos por estos países en tiempos recientes", dice.