Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero censura a los nerviosos por los "brotes verdes" ante la crisis

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha censurado hoy a quienes "se ponen nerviosos" en cuanto aparecen algunos "brotes verdes" en la economía, porque "no quieren ver ni una sola buena noticia" económica, y les ha asegurado que España superará la crisis con más políticas sociales.
Ante unas 15.000 personas, según cálculos de la organización, Zapatero ha cerrado un mitin en el palacio de Vistalegre, en Madrid, con el que los socialistas arrancan la precampaña para las elecciones europeas del 7 de junio.
En él han participado el cabeza de lista del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, los dirigentes del partido Manuel Chaves, Leire Pajín, Tomás Gómez, y el lehendakari Patxi López.
"De pie, con fuerza, estamos combatiendo la crisis económica y el grave aumento del desempleo", ha garantizado Zapatero, haciéndose eco de las palabras pronunciadas por López en su toma de posesión.
En su intervención, el también secretario general del PSOE ha renovado sus compromisos de futuro con España y con Europa y ha tenido palabras muy duras para el ex presidente del Gobierno José María Aznar, quien recientemente dijo que con él no habría habido esta crisis económica.
A este respecto, se ha preguntado "¿qué haría la derecha con los derechos de los trabajadores en esta crisis" si, cuando "la economía renqueaba algo" en el 2002, Aznar intentó solucionar los problemas con un "decretazo" para "restringir los derechos de los trabajadores y dar más poder a los empresarios".
"¿Qué no harían ahora, si no tiene comparación" la crisis actual con los problemas del 2002, se ha interrogado, después de reprochar a Aznar su falta de humildad y de recordarle que él solo no pudo superar los avatares de hace siete años, sino que necesitó a su "amigo" George Bush.
Pero ha insistido en garantizar que, en cualquier caso, España conseguirá superar la crisis, una tarea en la que ha confiado en contar con el sentido de la responsabilidad de empresarios, trabajadores, comunidades autónomas y ayuntamientos.
"Juntos, remando en favor de una recuperación que llegue cuanto antes y permita volver a crear empleo", ha enfatizado, desde la confianza en que España saldrá de la crisis fortalecida, con más derechos sociales, más becas, apoyo a los sectores más débiles y un nuevo modelo de crecimiento económico.
Zapatero ha resumido el nuevo patrón de crecimiento con la frase "menos ladrillo y más ordenadores", a lo que ha sumado también más becas, más innovación, menos petróleo y más energías renovables.
Su diagnóstico es que "gran parte" del problema del paro es fruto de los excesos y de la política que defiende el PP, basada en la no regulación del suelo y la desregulación de los mercados financieros y laboral.
"Y eso no volverá a pasar en España", ha pronosticado, después de garantizar, de nuevo, que no aceptará de ninguno de los modos un abaratamiento del despido.
Para las elecciones del 7 de junio ha abogado por una Europa social, con más derechos para los trabajadores, la defensa de la paz y el multilateralismo, una economía sostenible alejada del petróleo, un compromiso en igualdad y el apoyo a los jóvenes.
"Una Europa fuerte, desde una España fuerte y cada día más y mejor unida" y "desde un partido socialista fuerte, vivo y en forma", que es "responsable y que se hace responsable de los problemas que genera esta crisis", ha reflexionado.
Se ha preguntado además qué entiende Aznar cuando habla de civilización y le ha recomendado que "repase su concepto", porque "en esa categoría -ha argumentado- no deben estar ni las guerras ilegales ni Guantánamo".
Cinco años después de que acabara la "intolerancia cerril" y la "prepotencia" del Gobierno del PP, España es reconocida en el mundo, de acuerdo con el análisis de Zapatero, por tener leyes avanzadas como la del matrimonio homosexual, la de igualdad o la que permite la investigación con células madre.
Así las cosas, ha querido renovar su "compromiso frente a la intolerancia, en favor de la tolerancia, el respeto y la extensión de derechos y libertades", que "sigue firme y de pie".
"Nadie va a detener los cambios que necesitamos", ha aseverado Zapatero, quien se ha lamentado de tener la derecha del PP. "Pero por qué tenemos esta mala suerte de tener a la derecha más derecha", se ha quejado.