Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero pide contención a los que no participan en la formación del Gobierno y llama a ejercer el "respeto silencioso"

Afirma que "todos lo tienen difícil" pero anima a los líderes políticos a que dialoguen "todo lo posible todos"
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha pedido "paciencia, prudencia y contención", "sobre todo" para los que no participan en las negociaciones para formar el Gobierno de España, y ha remarcado que en este proceso en el que debe de primar el "dialogar, dialogar y dialogar", la opinión "más constructiva es la del respeto silencioso".
En declaraciones a los medios previamente a dar una conferencia en Vigo, Rodríguez Zapatero ha solicitado reiteradamente que se respete el "diálogo" y a los responsables de los partidos políticos que "lo tienen que hacer" y que están realizando "un ejercicio conveniente y necesario". En este marco, ha reconocido que "hay muchas opiniones todos los días" provenientes de diversos ámbitos, pero ha remarcado que "la más constructiva es la del respeto silencioso".
Acerca de la posible formación de un Gobierno del PSOE y Podemos, sobre la que fue cuestionado por los periodistas hasta en dos ocasiones, ha rechazado hablar "sobre hipótesis" para evitar posibles interpretaciones de sus palabras, y se ha limitado a desear que la persona que tenga "la responsabilidad" de formar gobierno "acierte", y entre tanto "desde fuera se respete".
Con esta idea ha trasladado su respeto, y ha insistido en que, "más allá del resultado final, es bueno que se dialogue". "Tenga más o menos éxito el resultado final, el que estemos viviendo unas semanas de diálogo, deseo que sincero, me parece positivo e importante", ha recalcado, a colación de lo que ha apostado porque ese diálogo sirva para deliberar sobre "los grandes problemas de España", así como sobre los años pasados y futuros.
"Si sobre esos temas --entre ellos ha mencionado la crisis económica, el sistema público de la Seguridad Social, las pensiones y la inmigración-- hay una deliberación pública que no sea solo confrontar, habremos avanzado mucho", ha insistido, antes de reconocer que hay "una gran expectativa de ver que pasa en las próximas semanas".
EVITAR JUICIOS
Zapatero ha remarcado que ante el actual panorama político "desde luego no --va-- a ser --él-- quien juzgue", y ha recordado que él ya pasó por la etapa en la que le juzgaban. "Sé que eso es complicado y que cuesta", ha reconocido, agregando que él sabe "lo que es estar ahí, llevar el maillot amarillo, el liderazgo de cada partido y sé que todos lo tienen difícil".
De hecho, ha hecho mención a que él estuvo en dos ocasiones inmerso en la tarea de conformar un Gobierno, en su caso con "169 y 164 diputados respectivamente", y sabe que "eso es un esfuerzo que exige mucha paciencia y prudencia y, sobretodo, que desde fuera se respete".
"Por tanto, no les voy a dar ningún consejo, solo les voy a desear ánimo a todos", ha señalado, antes de limitarse a dar su apoyo "al país y desear que las cosas salgan lo mejor posible para los ciudadanos". "Y las cosas saldrán lo mejor posible para los ciudadanos si los líderes políticos tienen un buen clima para dialogar, y les animo a que dialoguen todo lo posible todos", ha concluido.
UNA NUEVA ECUACIÓN
Finalmente, al ser cuestionado por las declaraciones del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de que es "imposible que en España pueda haber un gobierno que se pueda calificar de tal sin contar con el PP", Zapatero ha reiterado que actualmente hay abierto "un proceso intenso de diálogo y negociación" y "no merece la pena comentar".
En este marco, ha incidido en que "el resultado electoral es el que es, y con esos números hay que trabajar", si bien ha admitido que "son números complicados" que crean "una ecuación que nunca ha tenido que resolver la política española hasta este momento, donde los procesos de investidura eran relativamente directos, claros y sencillos".
"Primero para la responsabilidad del jefe del Estado, que todos debemos de apoyar, y segundo para los propios líderes políticos; con humildad, pido comprensión y apoyo para los que tienen que estar en estos momentos tratando y trabando esos posibles acuerdos", ha llamado.