Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero destaca los primeros signos de recuperación ante un hemiciclo en contra

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado hoy que se registran ya los "primeros efectos positivos" de las medidas adoptadas frente a la crisis, ante un hemiciclo que ha preferido criticar prácticamente en bloque el anuncio de retirada de las tropas españolas de Kosovo.
Al margen de esta polémica, el debate programado en el Congreso para analizar las conclusiones de la última Cumbre europea ha derivado en un nuevo enfrentamientos entre Zapatero y el líder de la oposición a cuenta de la crisis económica, convertida, en palabras de Mariano Rajoy, en "una gran convulsión social".
Salvo los socialistas, todos los grupos han cuestionado además la confianza de Zapatero en las soluciones que ofrece la UE, convencidos de que el último Consejo, celebrado la semana pasada, ha ofrecido escasos resultados.
El jefe del Ejecutivo les ha respondido recordando que hay muchas cumbres y que no todas pueden arrojar "excesivas novedades" y ha optado por el optimismo porque, a su juicio, ahora pueden empezar los primeros indicios de que la crisis ha tocado fondo y "los primeros síntomas de recuperación económica".
Como "buena noticia", ha destacado la evolución de los créditos del ICO, el plan VIVE para el automóvil, los empleos del Fondo de Inversión Local y la bajada del Euribor.
No obstante, ha admitido que estos signos son aún insuficientes para contrarrestar una situación todavía difícil y ha señalado que la recuperación sólo se logrará cuando se normalice el sistema financiero internacional, se restablezca el canal del crédito y la confianza vuelva a guiar a inversores y consumidores.
El panorama dibujado por el presidente del Gobierno se ha alejado mucho del presentado por Rajoy, quien ha estimado que la crisis está sacudiendo "los cimientos de nuestra prosperidad" y exige que el Ejecutivo "diga la verdad y ponga sobre la mesa una capacidad política tan amplia como el vacío actual".
Para el líder del PP, España ha pasado de ser "un bastión en la UE" a ser "un país invisible" que "destroza las estadísticas comunes".
Ante las críticas de Rajoy a los "tejemanejes" del Gobierno en el sistema financiero, Zapatero ha sacado a relucir la situación de Caja Madrid, donde, ha dicho, se vive un "espectáculo lamentable" por "los intereses partidistas, las ambiciones personales y las luchas fratricidas" en el seno del PP.
Tras ratificar su confianza en la fortaleza de los bancos españoles "grandes" y "medianos", ha elogiado el trabajo de supervisión de las entidades financieras que está realizando el Banco de España y ha asegurado que informará a los grupos parlamentarios si esta institución recomienda reestructurar "alguna parte" del sistema.
Tampoco ha admitido que el líder de la oposición le reprochara la crisis del sector de la construcción: "con ustedes se produjo la burbuja inmobiliaria y con nosotros se va a terminar", ha aseverado.
Zapatero ha asegurado que comprende la impaciencia de los portavoces parlamentarios que quieren ver cuanto antes la recuperación económica, pero ha insistido en que este mes hay ya datos "moderada y razonablemente positivos".
A su juicio, hasta junio o julio no se podrá evaluar la eficacia del esfuerzo fiscal realizado y será entonces cuando se deberán tomar decisiones de cara a 2010.
No obstante, y en respuesta al portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha advertido que el margen para reducir el IRPF y el impuesto de sociedades es "mínimo".