Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero avala las ayudas públicas a sectores industriales con dificultades

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró hoy que el proteccionismo es "un espejismo económico", pero mostró su respaldo a las ayudas públicas a sectores industriales con dificultades, siempre que respeten los tratados de la Unión Europea (UE) y no distorsionen la competencia.
Zapatero participó hoy en la reunión europea preparatoria de la próxima cumbre del G-20 invitado por la canciller alemana, Angela Merkel, y reiteró en ese foro su rechazo a hacer frente a la crisis financiera y económica con medidas proteccionistas.
No obstante, y según señaló en la rueda de prensa conjunta con la que acabó la reunión, esa crítica es "perfectamente compatible" con ayudar a sectores con problemas y que necesitan una reestructuración, si se respeta la legislación comunitaria.
Confió así en el papel garante de la competencia que ostenta la Comisión Europea, que debe analizar tanto las ayudas al sector del automóvil, como las concedidas a las entidades financieras.
Para Zapatero, no debe haber proteccionismo comercial, pero tampoco financiero.
"No puede ser que unas entidades, por tener unas ayudas públicas muy potentes, aparezcan beneficiarias en la competencia frente a otras que no han tenido ayudas públicas porque estaban en una situación de solvencia", manifestó.
Zapatero reiteró además su apuesta por que el nuevo sistema financiero internacional, con una regulación garantista que dé seguridad y genere confianza en los mercados, esté en marcha cuanto antes.
Abogó además por "erradicar" los paraísos fiscales y regular y limitar los incentivos a los directivos.
A la próxima cumbre del G-20, que se celebrará el 2 de abril en Londres, asistirán además de los países europeos del G-20 (Alemania, Francia, el Reino Unido e Italia) España y Holanda, que ya participaron en la última cumbre de Washington, y la República Checa, que ostenta este semestre la presidencia de la UE.
Zapatero, que ya ha recibido la invitación, estimó que la reunión de hoy da seguridad a los ciudadanos, a las empresas y a las entidades financieras "de que los Gobiernos europeos que pertenecemos al G-20 están al frente del liderazgo del combate de esta crisis internacional".
Es necesario, a su juicio, que después de los compromisos de Washinton Londres acoja "una cumbre de decisiones"
Se trata, dijo, de "una crisis nunca conocida", pero los países europeos tienen la seguridad de que unidos saldrán de ella, aunque quedan por delante "dificultades, y serias".
Zapatero reiteró en este contexto su apuesta por un nuevo sistema financiero "sólido, transparente y ético" y por un orden internacional sin barreras proteccionistas, con un comercio justo, que persiga los Objetivos del Milenio y que avance hacia una "economía verde".
A la reunión asistieron también los presidentes de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, y del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, a quien Zapatero instó a mantener las medidas extraordinarias adoptadas para fomentar la liquidez en el sistema financiero ante la crisis.
Según fuentes de la delegación española asistentes a la reunión, celebrada en la Cancillería Federal alemana a puerta cerrada, Trichet elogió el sistema de provisión de los bancos españoles y los puso como ejemplo para el resto de las entidades financieras.
De hecho, en el documento con el que los líderes europeos cerraron su reunión, se destaca la necesidad de que los bancos creen provisiones adicionales de recursos en las buenas épocas para hacer frente a los problemas que puedan surgir en el futuro.