Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero, recibido en Copenhague con la bufanda de España

El presidente del Gobierno ha recibido una bufanda de España al llegar a Dinamarca. Video: Atlastelecinco.es
La victoria de la selección española en la Eurocopa de fútbol ha marcado el inicio de la visita del presidente del Gobierno español a Dinamarca, cuyo primer ministro, Anders Fogh Rasmussen, le ha recibido con una bufanda con los colores de la bandera de España para felicitarle por el triunfo. El jefe del Ejecutivo está en Dinamarca para analizar las experiencias de los dos países en energía renovable.
"Han ganado los mejores y es muy bueno que los mejores sean de España", ha manifestado José Luis Rodríguez Zapatero a los medios de comunicación nada más recibir la felicitación de Rasmussen, quien ha elogiado a su vez el fútbol "rápido elegante y creativo" de los españoles.
Tras asistir en Viena a la final de la Eurocopa, Zapatero ha llegado a Copenhague, invitado por Rasmussen, para analizar las experiencias de los dos países en energías renovables.
Sobre el encuentro futbolístico, Zapatero se ha mostrado convencido de que una vez ganada la confianza de poder vencer a los grandes, cambiará el destino de la selección española. "Ahora vamos a entrar en un tiempo donde estaremos disputando los puestos más importantes, estamos en un momento brillante de la historia del deporte español", ha manifestado.
Tras presenciar en persona la victoria, Zapatero ha bromeado con el supuesto "gafe" que se le había atribuido, una "maldad" que le divertía, ha dicho, porque él ha tenido casi siempre buena suerte.
Rasmussen le rha recibido en uno de los muelles de Copenhague para realizar una travesía en barco hasta el parque eólico marino de Middelgrunden y, de nuevo en la embarcación, se ha celebrado la victoria española con un brindis con cava y una gran tarta roja y amarilla decorada con un balón de fútbol.
Encantado de poder recibir a los jugadores en la Moncloa si es posible, el presidente del Gobierno considera que el mejor recibimiento será el de la afición. "Debemos disfrutar este momento, porque no es fácil", ha recalcado.
EB